El último barco

El último barco
Género : ,
Acteur : , ,
Metteur en scène :

Michael Bay produce esta serie de acción apocalíptica que, vistos tres episodios, se presenta más interesante y ambiciosa que un par de precedentes recientes: Helix y Último destino (Last resort).

El último barco

 

Por un lado, en Helix teníamos una base científica investigando un virus que podría acabar con la humanidad, una de esas conspiraciones dentro de las conspiraciones y un elemento de ciencia-ficción importante según se va descubriendo quién está detrás; por el otro, en Último destino, un submarino recibe la orden de realizar un ataque nuclear mediante un protocolo reservado para casos de guerra total. Cuando el capitán se niega a obedecer porque algo no le cuadra se desata -para variar- la enigmática conspiración de turno y el submarino se recluye en una isla amenazando con responder con sus misiles nucleares mientras trata de resolver el misterio. Ambas series tenían un punto de partida interesante pero caían muy pronto en defectos comunes, uno de ellos la mencionada falta de ambición, o el “aquí nunca pasa nada”: en un caso el virus amenaza pero nunca sale de la base, y los protagonistas se infectan y se curan del peligrosísimo virus con más facilidad que de un resfriado; en el otro, el submarino está en la isla tropical con la tensión de unas vacaciones, las crisis las solucionan los 4 gatos de siempre sin consecuencias para nadie, y en ninguna de las series la humanidad se ve realmente afectada pese a lo supuestamente terrible de las amenazas.

The Last Ship - Episode 1.01 - Phase Six - Promotional Photos (1)

El último barco empieza con más fuerza: tras una misión de entrenamiento en el Ártico en la que era obligatorio el silencio en las comunicaciones la tripulación del destructor USS Nathan James se encuentra con que la humanidad está prácticamente extinguida a causa de un virus mortal, que los gobiernos han dejado de ser operativos… y que su misión tenían en realidad cierta vinculación con encontrar el antídoto. Pronto empiezan los tiros -nucleares incluidos- cuando unidades militares de otros países quieren hacerse con la cura sólo para ellos. Esto es ambición, lo otro, un quiero y no puedo.

Si el punto de partida es potente el desarrollo también se presenta bastante mejor: la tripulación se comporta con coherencia dentro de lo que es un escenario de apocalipsis, se sospecha que pueda haber una conspiración en la creación del virus pero en el destructor actúan con un pragmatismo bastante lógico y no se distraen por esto, pues las prioridades tienen un orden claro: sobrevivir, abastecerse y encontrar la cura. El capitán no se anda con tapujos y desde luego no se dan esos secretos tan típicos de Lost en plan “vamos a mentir sobre este peligro para que no cunda el pánico”, “vamos a mentir sobre este descubrimiento fundamental para mantener la esperanza” o “vamos a mentir porque sí para dar calidad a la trama” tan interiorizados en las otras dos series.

the-last-ship-dead-reckoning-recap

Otro detalle a agradecer es que es impredecible debido a los acontecimientos y no debido a los personajes gracias a haber planteado un escenario tan ambicioso desde el principio. En lugar de sorprender a base de qué tontería va a hacer tal o cual personaje ahora,  en El último barco la tensión es consecuencia natural de su escenario: en ningún momento se sabe qué se van a encontrar al llegar a determinada base, qué nuevo enemigo puede aparecer, ¿oculta algún peligro el crucero de lujo que se han encontrado a la deriva?

Está previsto que tenga 9 episodios y entre sus caras conocidas está Eric Dane (perfecto en su papel de capitán), Rhona Mitra (siempre es de agradecer una científica jamona) y Adam Baldwin (siempre es de agradecer un mamporrero de fiar cuando las cosas se complican)

 

Óscar Cuevas

 

Sin opiniones

Escribe un comentario

No comment posted yet.

Leave a Comment

 

↑ RETOUR EN HAUT ↑