Aníbal: el orgullo de Cartago

anibalDurham

Una fascinante novela sobre Aníbal Barca y la lucha entre romanos y cartagineses en el siglo II a.C. La historia arranca en España, en pleno imperio cartaginés y se adentra después en la campaña de Aníbal y su ejército para atacar Roma por una complicada vía terrestre.

Una trama que combina un lenguaje muy elegante y unos personajes bien retratados y polifacéticos, entre los que destaca Aníbal, que es abordado como general y como hombre de familia. Durham realiza un vívido y apasionante retrato de la odisea del legendario cartaginés.

compra en casa del libro Compra en Amazon Aníbal: el orgullo de Cartago
Interplanetaria

21 Opiniones

Escribe un comentario

  • Lucas
    on

    ¿Alguien se lo ha leído ya? Lo digo porque el título me tienta mucho, pero las últimas cosas que me he llevado a la boca sobre un personaje tan fascinante me dan un poco de grima. Fue un gran líder y un visionario, pero de ahí al presidente del Partido Social Demócrata púnico (la expresión se ha empleado antes en estos foros, pero es muy cierta) hay una diferencia brutal.

    Una de las incógnitas es por qué no tomó Roma. He leído que no se sentía demasiado fuerte para hacerlo, que carecía de medios y que, viéndose fuerte, quiso prolongar la guerra para favorecer los intereses bárcidas en Cartago.

  • Maligno
    on

    Aníbal es un personaje fascinante y un general destacado, pero posiblemente sobrevalorado. No supo sacar provecho de sus victorias, y si bien llevar la guerra a Italia fue un golpe de efecto, su famoso paso por los Alpes y Pirineos dejándose a la mitad del ejército es de consejo de guerra.

    Como personaje me ha llamado siempre mucho más la atención quien le derrotó: Escipilón el Africano: reorganizó en Hispania unas tropas deshaciadas, sentó las bases de la estrategia romana en la península para los siguientes siglos, tomó Cartago-Nova en una operación relámpago y barrió todo el poder cartaginés en Hispania antes del encuentro final con Aníbal. Incluso su vida me parece más novelesca.

  • Cyric
    on

    Yo por mi parte siempre e preferioa Anibal a escipión ya que hay que admitirlo como general y estratega era brillante, sólo hay que ver la batalla de Cannas una autnetica obra de arte, supo aglutinar un ejército variopinto, con infantería hispana, gala, y cartaginesa, caballerí númida y libia y aruqeros mauritanos y convertirlos en un auténtico ejército. Respecto a lo de que no marcho contra roma, habría sido un suicido de hacerlo, es cierto que en el final del período roma era una ciudad difícil de defender (saqueda por visigod y vándalos) pero en época de anibal era un hueso duro con una guarnición de varias legiones y unas fortificaciones titánicas, Anibal no tenía fuerzas, su ejército era pequeño y se basaba en la mobilidad, caballería e infantería ligera no sirven como fuerzas de asalto a las ciudades, intentar reclutar fuerzas en la campania y la región de Nola era lo mejor que podía hacer que otra opción tenía. A mi modo de ver perdió proque sus compatriotas, los nobles de Cartago que lo teían se negaron a enviar refuerzos y dinero en la cuantía necesaria.

  • hector
    on

    yo lo estoy leyendo y me resulta muy similar a Anibal de haefs,

    por ejemple, la parte donde Anibal pierde la vista en un ojo, se le pone colorado, etc , son muy muy similares…..

    hector

  • Hermes
    on

    ¿Demasiado similares, Héctor?

  • hector
    on

    demasiado…..y el final demasiado resumido… se ve q tenia q cerrar los ultimos 10 años de Anibal Barca en 200 lineas…..

    haefs sigue siendo la mejor opcion

    hector

  • Elton Pe
    on

    Escipión el africano fue un buen general, con demasiada fortuna diria, ya que si los ancianos oligarcas de Cartago no hubieran traicionado a Anibal dudo mucho que hubieran podido vencerlo los romanos.

    Ademas, su victoria en Zama no fue tan contundente como los filoromanos le han hecho creer a todos, ya que de haber derrotado a Anibal de manera tan contundente habria quedado sin ningun obstaculo para tomar y destruir Cartago, pero solo se conformó con un tratado en el que Cartago reconocia su derrota, se comprometia a pagar los gastos de guerra, cedia Hispania las islas de Cerdeña, Corcega y su parte de Sicilia. Y por ultimo ¡dejo con vida a Anibal, el mas grande de todos los enemigos de Roma, en toda su historia!!!

  • Vengador
    on

    Hum, yo diría que lo dejó vivo, pero exiliado. Digamos que después de Zama Aníbal dejó de ser una amenaza para Roma, que no es poco. Tampoco era un Catón, sino un Escipión: no debió encontrarle el interés en tomarse algunos años para destruir hasta los cimientos una ciudad que nunca volvió a ser una amenaza.

    Me temo que la historia (y los novelistas) han mirado siempre con más simpatía la gesta de Aníbal -que no fue poca- que los logros de Escipión. Aníbal no tuvo menos apoyo que Escipión, recibió refuerzos en Italia, cosa que no era nada fácil en aquellos tiempos y nadie ha cuestionado jamás el papel de Aníbal en que le destruyesen uno de los ejércitos de refuerzo. Además, el índice de bajas que tuvo cruzando Alpes y Pirineos bien habría ser motivo de consejo de guerra si en aquel entonces hubieran existido.

    Escipión reorganizó en Hispania una legiones machacadas por los cartagineses y en apenas unos meses dio un vuelco a una situación en la península. Casi se puede decir que tuvo más éxito en la estrategia de Aníbal que el propio Aníbal: llevar la guerra a territorio enemigo. Supo aliarse con íberos en Hispania, o con Masinisa en Áftica, lo cual es señal de su habilidad.

    Y volvió a vencer a Ánibal en Grecia, como asesor de su hermano, aunque todo indica que quien decidió las operaciones era él.

  • Elton Pe
    on

    Mmm, creo te equivocas, Escipión no exilió a Aníbal, él huyó tras haber sido traicionado nuevamente por los oligarcas de Cártago.

    Después de la batalla de Zama Anibal se presentó ante el senado cartaginés para anunciar la derrota definitiva en la Segunda Guerra Púnica y en un reconocimiento a su gran culpa los oligarcas decidieron nombrarlo Sufete o Sufeta (Administrador con amplios e ilimitados poderes de administración).

    Después de aproximadamente cinco años (según algunos historiadores) Cártego, bajo el mando y administración de Aníbal, estaba al corriente en los pagos por indemnizaciones de guerra a favor de Roma, lo que despertó nuevamente el temor entre los romanos del resurgimiento de Cártago como potencia rival. Todo esto irritaba a la familia de los Hannon, eternos rivales de los Barca, quienes lo traicionaron haciendole creer a los romanos que Aníbal se preparaba en secreto para una nueva guerra contra Roma, lo que provocó que el senado romano exigiera al senado cartaginés la inmediata entrega de Aníbal para ser juzgado y condenado a muerte en Roma, por la violación del tratado de paz que dió fin a la Segunda Guerra Púnica, algo que no había ocurrido, pero cuyas consecuencias beneficiarían a los oligarcas cartagineses detractores de las políticas de Aníbal, ya que por fin los romanos se en cargarían de eliminarlo.

    Es por estas razones que Aníbal se vió obligado a huír de Cártago y AUTOEXILIARSE.

    Respecto al Consejo de Guerra, si existía en Cártago y la pena para un Comandante cartaginés derrotado en la Guerra era la muerte, pero por algo los senadores decidieron no condenarlo, ya que entonces ¿quién los protegería de la furia de Roma?

  • Elton Pe
    on

    Respecto al "Apoyo" recibido por Aníbal de parte del Senado de Cártago, fue practicamente nulo durante la guerra, ya que si bien los senadores autorizaron soldados y armamento para la guerra contra Roma, no menos cierto es el hecho de que dichos soldados y armamento fueron autorizados y enviados por los oligarcas del senado cartaginés únicamente para la defensa de sus intereses en Hispania y no para beneficio de la causa de Aníbal y sus hermanos que realmente debía de ser la causa de todo cartaginés con algo de patriotismo y nacionalismo.

    Ya en plena guerra, y aún después de saber de su victoria en Canas, los senadores cartagineses se negaron a enviarle refuerzos a Aníbal (soldados, armas, dinero, caballos, elefantes, etc.) quien se encontraba en Italia, razón por la cual su hermano Asdrúbal decidió desobedecer las ordenes del senado cartaginés y llevar al ejército que tenía bajo su mando para la defensa de Hispania, como refuerzo para su hermano Aníbal, pero desafortunadamente su mensajero fue interceptado por soldados romanos (según la versión romana), quienes de esta manera obtuvieron su ubicación y la ruta que seguiría para reunirse con Aníbal. A continuación los romanos lo único que tuvieron que hacer fue tenderle una emboscada al ejercito de Asdrúbal, que al estar desprevenido sería derrotado en la batalla del río Metauro. Todo esto ocurrió sin que Aníbal tuviera concimiento de lo que acontecía. Después de la derrota de Asdrúbal en el Metauro la suerte de Aníbal estaba echada.

    Para la batalla de Zama Aníbal dirigió a un ejercito inexperto que nunca había estado en batalla, adiferencia de Escipión que tenía basado a su ejercito en los veteranos de la batalla de Canas que habían sido exiliados a Sicilia por el senado, pero que estaban bien fogueados en batalla.

  • Frau Hesselius
    on

    Muy interesante, pero leyéndole me he dado cuenta de algo: ¿Podría la redacción aumentar el interlineado de los mensajes? Es que me ha costado muchísimo seguir ambos textos de Elton).

  • Elton Pe
    on

    Respecto de las alianzas de de Roma con los iberos y con los númidas durante la parte final de la Segunda Guerra Púnica, creo que se le da demasiado crédito a Escipión ya que el crédito se lo merecen más los ancianos oligarcas de Cártago que estuvieron practicamente ciegos a la hora de la diplomasia.

    Primero: la Alianza con las tribus ibéricas no fue decisiva ya que la toma de Cártago Nova no fue a consecuencia de ello, sino a la falta de refuerzos por parte del senado cartaginés y tampoco decidió la guerra.

    Segundo: gran parte del destino de la guerra se decidió en el año 207, en la emboscada(ya que no se le debe llamar batalla) del rio Metauro.

    Tercero: lo que realmente marcó el destino de la Batalla de Zama y el resultado de la guerra fue que los oligarcas de Cártago cometieron la estupidez de apoyar a Scifax el libio, el eterno rival de Masinisa, en vez de apoyar éste que era el rey de los númidas y fiel aliado de Aníbal en la Guerra, lo que provocó que Masinisa cambiara de bando, al haber sido traicionado por los senadores. Ésto fue lo que le dió el triunfo a los romanos en Zama, ya que Aníbal defendió a su patria, y a los traidores de Cártago, practicamente sin caballeria, causandole tal daño al ejercito romano que lo dejo fuera de condición para poder tomar Cártago. Esto si es una hazaña.

  • The217_Dvd
    on

    ¡¡¡Qué Aníbal no tuvo menos apoyo que Escipión!!! Pero por Dios, infórmate algo, Aníbal no tenía un continuo abastecimiento de suministros como lo tenía Escipión, Aníbal apenas recibió refuerzos debido a que la flota romana controlaba el mar, también gracias a la flota romana Escipión podía moverse a cualquier punto del Mediterráneo occidental, movimiento que Aníbal no podía hacer. ¿Porqué Aníbal no tenía flota que le pudiera enviar refuerzos desde Cartago o Hispania? El Senado cartaginés es la respuesta, no reconstruyeron la flota que se perdió durante la Primera Guerra Púnica como para poder fletar un barco que transportara soldados, material de asedio, víveres, etc…

    Con todo lo que te acabo de explicar queda claramente plasmado que Escipión tuvo mucho más apoyo que Aníbal, el romano tenía el beneplácito del Senado, mientra que el cartaginés tenía que sudar sangre para que el Senado púnico tuviera algo de cabeza, pero como el dinero mueve montañas los senadores de Cartago prefirieron enviar refuerzos a Hispania donde tenían sus principales intereses y donde NO se decidiría jamás la guerra.

    Para demostrar que Escipión tenía también mas apoyo voy a citar la capacidad de movilización de ambos Estados: Roma podía llegar a movilizar por sí sola 350.000 soldados y si recurría a la Liga latina esta cifra se duplicaba (700.000); y Cartago sólo podía disponer de unos 140.000 efectivos (112.000 soldados que reunió Aníbal en Cartago Nova antes de iniciar su gesta y los 28.000 restantes como guarnición en Cartago y como defensa en Hispania). No hay color.

    No quiero quitar mérito alguno a Escipión por la conquista de Hispania, pero le fue francamente fácil: los íberos se aliaban con el mejor postor si Escipión decía que iban a conquistar todas las ciudades púnicas de la Península Ibérica los íberos iban con él, lo consiguiera o no ya es otro asunto pero tenía a los íberos de su parte; su ejército podía recibir suministros como anteriormente he dicho; y Asdrúbal tuvo que marchar a Italia para unirse a Aníbal, en definitiva Escipión no tenía mucho contra lo que luchar la mayoría de los íberos estaban de su parte, el grueso del ejército cartaginés en Hispania se fue con Asdrúbal, más a huevo no se lo pueden poner…

  • Vengador
    on

    No entiedo como es posible afear un comentario extenso y bien argumentado como el anterior, empezándolo con una frase tan maleducada como ese «¡Por Dios! infórmate algo».

    En fin, sobre las comparaciones Escipión-Aníbal: Aníbal recibió refuerzos en Italia -esto es, en territorio de la metrópoli enemiga- al menos 2 veces (una del ejército de su hermano que destrozaron los romanos y más tarde a través de los puertos del sur). Es decir, 2 veces más de las que recibiría Escipión en África. La estrategia de enviar refuerzos a España no me parece tan disparatada, puesto que gracias al dinero procedente de allí Cartago había recuperado su poder, y gracias a ese dinero financiaba la guerra. Quizá no debieron mandar refuerzos a Cerdeña y Sicilia para sí dárselos a Aníbal, pero a toro pasado siempre es fácil valorar y está por ver si habría logrado rendir Roma Aníbal con estos refuerzos.

    La capacidad de movilización de una y otra ciudad no demuestra que Roma apoyase más a su general, sino que simplemente disponía de más recursos y un mejor sistema de alianzas (que Aníbal en 9 años no consiguió destruir).

    El que la conquista de Hispania por Escipión fuese fácil es discutible. Quizá los íberos se aliaban con el mejor postor, pero el mejor postor cuando llega Escipión son los cartagineses, que controlan las minas de plata y tienen un ejército muy superior, como prueba el hecho de que su padre y su tío cayesen derrotados y muertos con los íberos por enemigos. En ganárselos como aliados influye más bien la toma de Cartago-Nova, donde los cartagineses tenían los rehenes de las tribus y buena parte del tesoro. La toma de esta ciudad, considerada inexpugnable en su tiempo, después de reorganizar un ejército destrozado, con una incursión relámpago 500 kilómetros tras las líneas enemigas, y con una operación combinada entre el ejército y la flota es una de las campañas más brillantes de la antiguedad. Por otra parte, en el momento de la conquista Asdrúbal y el grueso del ejército aún seguían en España, como así seguiría hasta la batalla de Baikula (Bailén)

    Por último, en Zama Aníbal cuenta con un núcleo de sus supervivientes de Italia (algo de responsabilidad debía tener si los índices de supervivencia de sus ejércitos serían considerados catastróficos hoy en día) y mercenarios. Escipión, con los veteranos de Cannas, la mayor derrota militar de la historia romana. No creo que ni el propio Aníbal hubiese cambiado unas tropas por otras, a excepción de la caballería de Masinisa.

  • The217_Dvd
    on

    Perdona Vengador yo no me refiero al comentario escrito anterior al mío sino al tuyo que escribiste el día 2007-11-14 y no he afeado nada simplemente te he sugerido que te informes mejor.

    Según tú Aníbal recibió refuerzos de su hermano, lo cual no es cierto, la batalla del río Metauro es la razón, no tengo nada más que decir en ese aspecto.

    Discrepo contigo cuando dices que «La estrategia de enviar refuerzos a España no me parece tan disparatada, puesto que gracias al dinero procedente de allí Cartago había recuperado su poder, y gracias a ese dinero financiaba la guerra», a lo que yo tengo que decir que las monedas no conquistan ciudades, las monedas no cortan vías estratégicas, las monedas no ganan batallas; son los soldados quienes ganan las batallas y si ese dinero recibido en Cartago no se utiliza bien se pierden guerras (véase Primera Guerra Púnica, el Senado de Cartago tras haber dejado que su propia flota se pudriese envía a Amílcar a Sicilia para combatir a los romanos, le envían cuando la guerra ya está perdida pero Amílcar gana un gran renombre al causar con pocos efectivos grandes estragos en el ejército romano, no reforzar la flota, éste fue el fallo que marcó a mi parecer la derrota de Cartago en las Guerras Púnicas).

    Dices que «La capacidad de movilización de una y otra ciudad no demuestra que Roma apoyase más a su general» y tienes toda la razón (que tienen que ver los cojones para comer trigo). Yo simplemente he descrito la abismal diferencia de los efectivos que podían disponer ambos estados (Roma:700.000, Cartago: 150.000 aproximádamente). Suficiente hizo Aníbal con vencer en tantas batallas a los romanos y con tan pocas tropas, por eso le admiro.

    Vuelvo a citar una de tus frases: «La toma de Cartago Nova, considerada inexpugnable en su tiempo, después de reorganizar un ejército destrozado, con una incursión relámpago 500 kilómetros tras las líneas enemigas, y con una operación combinada entre el ejército y la flota es una de las campañas más brillantes de la antiguedad». Yo quiero preguntarte como hubieras considerado la campaña de Aníbal si él hubiera dispuesto de algunas penteras (trirremes) para bloquear el puerto de Ostia y rendir la ciudad de Roma por hambre, también la hubieras definido de «brillante». El romano tenía flota para bloquear cualquier puerto,y poder poner el pie en cualquier punto del Mediterráneo occidental cuando le diese la gana, Aníbal tuvo que esperar hasta llegar a Tarento (sur de Italia) para poder ver un barco.

    También dices: «Quizá los íberos se aliaban con el mejor postor, pero el mejor postor cuando llega Escipión son los cartagineses, que controlan las minas de plata y tienen un ejército muy superior». Coincido contigo en que los cartagineses en esa época.

    Por último dices que Aníbal no habría cambiado unas tropas por otras, quizás si hubiera cambiado a los 10.000 ciudadanos cartagineses (bandidos, esclavos y mendigos rápidamente reclutados y entrenados por el Senado de Cartago) por algunos de esos magníficos legionarios que habían conquistado parte de la Península Ibérica. Recuerda que la primera línea de batalla del ejército de Aníbal en Zama estaba compuesta por esos 10.000 «ciudadanos» púnicos, y que muchos de ellos huyeron en el primer envite con los hastati (asteros romanos), incluso hay constancía de que la primera línea de batalla del ejército púnico atacó a la segunda línea (mercenarios) del propio ejército cartaginés al ver que estos no avanzaban.

    En definitiva, cada uno tiene sus preferencias, con todo esto no quiero quitar mérito a Escipión (pues yo no soy quien para ello) sino dar un poco de claridad a la odisea que pasó Aníbal.

  • Vengador
    on

    No entiendo por qué dices que la batalla del río Metauro significa que no le enviasen refuerzos a Aníbal. Aníbal pidió refuerzos al Senado cartaginés y éste se los dio desviando un potente ejército de un escenario de la guerra, haciéndole cruzar los Pirineos, el sur de Francia y los Alpes (asumiendo las bajas que pudiera tener por el camino) para enviárselo. Si no le llegaron por habilidad de los romanos, torpezas de Asdrúbal, ambas razones o por desastre natural (algo no del todo inusual en la época) es otra cosa. Pero el Senado no sólo no le negó los refuerzos, sino que asumió un gran riesgo para enviárselos.

    Estoy de acuerdo contigo en que las monedas no conquistan ciudades ni ganan batallas, lo hacen los soldados. ¿Y quién paga a los soldados y a su equipamiento? El dinero.

    Tienes razón en que Aníbal no ve un barco hasta tomar Tarento, y allí le manda el Senado cartaginés una flota con hombres y material… que destroza un temporal. Igual que con Asdrúbal, el Senado le manda los refuerzos, el que no le lleguen no es culpa suya. De hecho, si me permites el atrevimiento, es de Aníbal, que permaneció inactivo mientras su hermano -que a diferencia de él, no conoce ni el territorio ni las fuerzas romanas en su camino- se adentra en territorio enemigo. Y, ¿a quién se le ocurre la idea de ir a atacar el núcleo enemigo, una península, sin tener el dominio del mar? A Aníbal.

    Luego, ¿qué habría sucedido de tener flota Aníbal para bloquear Ostia? Pues que tendría que haber bloqueado Ostia y Roma (distantes 25 kilómetros) a la vez. ¿Se habría rendido Roma por hambre? No creo que estuviese siquiera en los planes de Aníbal, aún en caso de haber hecho un bloqueo efectivo los romanos habrían presentado batalla antes de eso, y escarmentados tras Cannas el consul al mando no habría sido el inepto de Varrón, sino muy posiblemente Claudio Marcelo o Fabio Máximo, que le tuvieron en jaque el resto de su permanencia en Italia.

    Por último, los magníficos legionarios que conquistaron la península ibérica estaban en iberia. Las tropas más veteranas con las que cuenta Escipión en Zama son los derrotados de Cannas.

  • The217_Dvd
    on

    Y que otras opciones le quedaban a los cartagineses, una guerra defensiva contra los romanos era una guerra perdida, la mejor defensa es un buen ataque y Aníbal utilizó la mejor opción: atacar a los romanos en su territorio, para reternerlos, por lo menos consiguió que varios ejércitos romanos se mantuvieran lejos de África.

    Prácticamente los refuerzos que le llegaron a Aníbal desde Cartago fueron nulos, pero que se le va a hacer el Senado de Cartago miraba más por sus propios intereses comerciales que por su futuro en la guerra, los únicos refuerzos que le llegaron a Aníbal fueron los boios e ínsubros, los cuales el púnico ganó su confianza no el Senado cartaginés. Que el único que hizo la guerra a los romanos poniéndoles contra las cuerdas fue el hijo de Amilcar.

    Sabes cuantos son los que sobrevivieron del ejército romano en Cannas: 10.000; el ejército de Escipión en Zama era de 35.000, ¿los 25.000 efectivos de diferencia de donde los sacó? Si al final según tú Aníbal ni va a ser un buen estratega ni general ni nada…

  • Vengador
    on

    Pues quién sabe. A toro pasado ni siquiera sabemos cómo estuvo de cerca la estrategia de Aníbal, si le faltó un pelo o si nunca tuvo opciones reales. El caso es que su estrategia se basaba en una serie de factores muy difíciles de ponderar: poder quebrantar a los aliados de Roma, obtener refuerzos (pero sin el dominio del mar y sin puertos su llegada era muy arriesgada, tanto que se perdió un ejército y una flota), conseguir aliados adicionales como los macedonios…

    El caso es que para la guerra en Italia se perdieron además de los refuerzos citados, más del 50% de las fuerzas de Aníbal que se quedaron en el camino, se debilitó la posición Cartaginesa en Hispania, y fue caer Hispania y perder la guerra. Así que la guerra defensiva no me parece tan descabellada. No es descabellado pensar que Aníbal habría sido capaz de expulsar a los romanos de Tarraco, en cuyo caso éstos habrían estado en la misma situación que el cartaginés en Italia: obligados a mandar tropas a miles de kilómetros, a territorio desconocido, sin bases y sin aliados. ¿Cuanto tiempo habría soportado el Senado esta situación? Pues quien sabe, quizá habrían desistido, quizá habrían perseverado, quizá ni perseverando habrían podido imponerse. Si es difícil valorarlo ahora más difícile era hacerlo en la época.

    Sobre los 35.000 efectivos de Escipión, 20.000 eran legionarios, 10.000 «veteranos» de Cannas y 10.000 reclutas, el resto tropas auxiliares y caballería de Masinisa, que siempre se ha dicho que fue lo que decantó la batalla: la caballería superior de Escipión… como leí en una ocasión, ¿y los 80 elefantes, dónde los incluimos, en intendencia? ;D

  • The217_Dvd
    on

    Veo que te gustan mucho los toros pasados jaja. Si estuvo cerca de acabar con Roma, te aconsejo que leas lo contentos que estaban los ciudadanos de Roma después de Trasimeno y Cannas, estaban acojonados, si estaban de ese modo sería porque intuían lo que podía pasar: la caída de Roma.

    700.000 soldados romanos, a la larga hubiera vencido Roma si Cartago planeaba una guerra defensiva, los romanos hubieran invadido todos los territorios púnicos (sobre todo Cartago, porque Hispania sólo la atacaron los romanos para que Aníbal no recibiese refuerzos de su hermano Asdrúbal) acorralando a los ejércitos y cercando rápidamente las ciudades, eso significaba el fin, además el ejército romano era muy superior a los mercenarios que contrataban los cartagineses, menos mal que estaban los hijos de Amílcar que fueron los únicos que vencieron a los romanos, porque si Hannon, el senador corrupto, hubiera dirigido el ejército cartaginés, la guerra hubiera sido un desastre. La única opción para vencer era atacar el mismo corazón de Italia, lo que hizo Aníbal.

    Respecto a lo de Zama, está claro que los romanos estaban mejor armados y entrenados, habían tenido todo el tiempo para prepararse, mientras que en Cartago estaban entrenando a mendigos, esclavos y etc… (los cuales no habían cogido una espada en su vida) y con toda en contra estuvo a punto de ganar Aníbal en Zama (gracias a sus veteranos, que se están poniendo últimamente de moda), lo mejor de todo es que Escipión usó la táctica que realizaba Aníbal (flanquear con la caballería), el alumno romano aprendió del maestro cartaginés.

    Los elefantes apenas habían sido entrenados, hay escritos de cuando Amílcar y Asdrúbal conquistaron Hispania que entrenaban a los elefantes entre trompetas de la época y armando jaleo a su alrededor para que se acostumbraran cuando entraran en combate, lo cual no hizo el gobierno cartaginés, un fallo más para el Senado de Cartago; los encargados de dirigir a los paquidermos se denominaban «indis», son aquellos que se colocaban en su lomo en la zona del cuello para dirigirlos, estos indis apenas habían compartido tiempo con los elefantes para que formaran una única unidad de combate en la batalla, otro fallo más del Senado cartaginés.

    La Segunda Guerra Púnica no la perdió Aníbal, sino Cartago.

  • smv
    on

    Es un magnifico libro y bueno Anibal para mi el mejor estratega de la historia.

  • csu
    on

    les recomiendo que lean la trilogía de Santiago Posterguillo y loego vean quien fue mejor entre Publio Cornelio Escipion, Africanus, y Anibal Barca.

    Not todo fue bien para Roma, que anibal estaba en desventaja… Verdad a medias.

Leave a Comment

 

↑ RETOUR EN HAUT ↑