Castilla en canal

castilla_canal

La construcción de un canal que uniera las tierras de Castilla con el mar Cantábrico fue uno de los proyectos civiles más ambiciosos del siglo XVIII español. El autor ha recorrido a pie los doscientos siete kilómetros de esta vía hoy olvidada que fue una apuesta para el desarrollo de estas tierras. Guerra Garrido nos acerca en este libro a una época y a una empresa de proporciones y valor simbólico poco comunes. Castilla en canal es la historia de una idea humanista y visionaria que combina en su origen la legitimidad del deseo de progreso y la ingenuidad y la desmesura de las grandes obras.

Raúl Guerra Garrido emprende además un peregrinaje laico para coincidir en Frómista con el Camino de Santiago, lo que aporta al viaje una reflexión añadida sobre las distintas miradas que a lo largo del tiempo se han creado en este paisaje extraordinario.

compra en casa del libro Compra en Amazon Castilla en canal
Interplanetaria

19 Opiniones

Escribe un comentario

  • Frau Hesselius
    on

    Cuenta Raúl Guerra Garrido en su libro Castilla en canal que fueron varias las casualidades que le llevaron a seguir el recorrido físico, histórico y espiritual del Canal de Castilla (algunas, más contundentes que otras, como caerse de cráneo en él). Yo también llegué por casualidad al libro: estaba haciendo el Camino de Santiago y me torcí hacia arriba, seducida más por la corriente mansa y luminosa del agua que por la austeridad del páramo. Si no me hubiera interesado el canal, probablemente hubiera seguido sin leer al autor, lo cual hubiera sido absolutamente imperdonable.

    Se trata del mejor libro de viajes por España que he leído nunca.

    Y como ahora no tengo tiempo de explicar por qué, ya lo haré mañana si puedo.

  • lun
    on

    Vaya por Dios. Tenía intención de acercarme hoy a mi librería a pertrecharme, ahora que ya he cobrado, y había incluido en la lista el de Paseos por España. Tendré que volver a echar cuentas.

  • Frau Hesselius
    on

    Cómpralo, que te vas a reír muchísimo (y eso viene muy bien en vísperas de tan entrañables fechas).

    Al margen del dominio del castellano que tiene el autor, lo que te dejará de piedra será el trabajo de instrucción que hay detrás del libro. No es que se haya preocupado sólo por buscar bibliografía relacionada con la construcción del canal y su evolución, sino que incluye infinidad de historias sobre las gentes que se asomaron a él (desde la de una doncella de Mariana Pineda que siguió a su amante hasta Dueñas, hasta la de una prostituta que encabezó una rebelión de hambrientos a mediados del XIX, pasando por cómo surgieron las pipas Facundo, la recuperación de personajes tan singulares como Agustín de Betancourt…). Increíble. A mí la anécdota más curiosa me pareció la de la manía de Felipe III de ir a misa en barco hasta un monasterio de Valladolid. Alucinante.

  • lun
    on

    “Siento dejar este mundo sin probar Pipas Facundo”. Las pipas más famosas de España tienen su origen en un pequeño negocio que montó un matrimonio en la posguerra. Al parecer los frutos secos estaban, entonces, exentos de impuestos, por lo que la fábrica pudo salir adelante sin demasiados problemas. Me encantará leerme la historia completa.

  • Frau Hesselius
    on

    El dueño del negocio se llamaba Facundo Blanco Calleja y, al parecer, además de sacarse de la chistera la archiconocida frase, tuvo otra idea más genial por lo simple: embolsar las pipas en vez de venderlas a granel.

    Un saludo, y a tu niña.

  • Pluto
    on

    Yo descubrí el Canal de Castilla haciendo el Camino de Santiago, como tu Frau, pero yo seguí hasta Santiago.

    No sabía de la existencia de ese libro sobre el Canal, pero lo pones por las nubes así que haré lo posible por leerlo.

    De las pipas Facundo no había oído hablar en mi vida, creo que nos estais tomando el pelo.

    ¿Las pipas más famosas de España? ¡Anda ya!

  • lun
    on

    Vamos Pluto, lo tuyo tiene delito. De verdad no me puedo creer que no hayas oído hablar de las pipas Facundo: "las más conocidas en todo el mundo", pero si yo sé de ellas desde que era una enana (y ha llovido bastante desde entonces). ¿Nunca las has probado?. No me lo creo….

  • Frau Hesselius
    on

    Aunque no te lo creas, es que hay gente que es de un mundo raro, como en aquella canción mexicana.

    Dejando las pipas, y por seguir con el libro, uno de los hitos del viaje que más llamaron la atención del autor fueron las chimeneas de ladrillo de las fábricas antiguas que se mantienen en pie aunque éstas cesaran su actividad hace décadas. Una de ellas es bastante famosa porque sirve como reclamo para un club de carretera junto a una autovía (ya a ella le dedica un capítulo del libro). El autor atribuye la permanencia de estas construcciones a las presiones de los ecologistas, ya que en lo alto de ellas suele haber nidos de cigüeña. Pero no es así: están protegidas por Ley como bienes patrimoniales.

    Que lo sepáis.

  • Pluto
    on

    De verdad que no conozco las pipas Facundo, pero he buscado en internet y he visto que son toda una institución ¿¿??

    En la zona donde yo vivo las chucherías y kos frutos secos siempre han sido de una marca que no recuerdo pero cuyo símbolo es un mejicano con sombrero charro, no un torero.

    Frau, y a parte de las chimeneas de ladrillo supongo que también hablará de las esclusos del Canal ¿verdad? son muy llamativas.

  • Wamba
    on

    Yo descubrí las pipas Facundo cuando conocí a mi novia, que es de… bueno sería muy largo de explicar de dónde es, pero digamos que no es dl principat. elc aso es que en Sabadell, de donde soy, los frutos secos eran marca churruca. Y los kikos eran churrucas. fue tdo un descubrimiento ver que fuera de allí nadie los llamaba así.

  • Frau Hesselius
    on

    Muy ricas también, sí, pero yo he venido aquí para hablar de "mi" libro.

    Las esclusas son curiosas, pero como recorrí el tramo no navegable, y no sé si en el navegable las han recuperado, pues no pude comprobar cuánto tardaban en llenarse y cuánto había que esperar para subir de tramo. Según el libro, un viaje entre Palencia y Valladolid por el canal duraba entre seis y siete horas, creo.

  • Pluto
    on

    ¿Cual es el tramo navegable hoy?

  • Frau Hesselius
    on

    En embarcación turística, el de Medina de Rioseco, creo, si no han abierto ya más tramos, que andaban en ello.

  • Pluto
    on

    En Francia hay rutas turísticas en barcaza por la red de canales. Los turistas pueden alquilar una barcaza con la misma facilidad con que alquilarían un automóvil, y la "conducen" a través de lo canales, pernoctando en puertos fluviales.

    Debe de ser una experiencia estupenda.

    ¿Van a hacer algo parecido con el Canal de Castilla?

  • Frau Hesselius
    on

    ¿Y a nosotros nos lo preguntas?

    Ahora estoy dudando de si el Canal depende del Gobierno autonómico o de la Confederación Hidrográfica del DUero (y también estoy dudando de si las confederaciones siguen dependiendo de la Administración central). Una empanada matinal.

    En cualquier caso, ojalá lo hicieran.

    Pero ahora piensa: en la mayor parte de Francia han tenido un gusto exquisito conservando su patrimonio, además de conciencia, mientras que en España hemos hecho, y hacemos, lo contrario. No hay cosa que más me reviente en el mundo que ver una cochera de ladrillo adosada a una torre medieval (Rebolledo de la Torre, en el límite de Burgos con Palencia, que no está junto al canal pero que me parece un ejemplo sangrante). Por no hablar de esas puertas inmensas de metal por las que entran los tractores y que arruinan la fisonomía de cualquier pueblecillo. (Y sin ser inmensas, como una que hay frente a la catedral de los templarios, en Villalcázar de Sirga). Sin embargo, no se aprecian, por ejemplo, las construcciones de adobe que hay en los pueblos cercanos al canal. Y eso sí es una pena.

  • Coronel Pike
    on

    La Junta tiene un proyecto para hacer navegable un tramo, pero no recuerdo cual, creo que el ramal que arranca en Medina de Rioseco. Quizá ya sea navegable. El día que iban a inaugurar no sé qué coño se hundió la barcaza que llevaba a los periodistas y hubo más que gritos, pues un chapuzón en el corazón de Castilla, en determinados meses, puede ser pulmonía segura. De todas formas, aunque no sea navegable, se pasea bien por las orillas y puede que sea más interesante que ir por el propio canal. Quien no lo haya visto puede pensar que es otra cosa, pero el Canal de Castilla, en la mayoría de sus tramos, es poco más que un arroyo o un canal de riego. Pero merece la pena ir…el salto de agua de Frómista, por ejemplo, es un lugar terriblemente hermoso y triste…qué pena da ver esa construcción y pensar que al final, no sirvió para nada…bueno, sí, para poner fábricas de galletas en el norte de Palencia,que ya fue algo. El libro de Guerra Garrido es una joya, verdaderamente imprescindible.

    No quería yo escribir aquí, que me emociono mucho con el Canal.

    Por cierto, las confederaciones dependen de la administración central y dependiendo del color político de la autonomía, cooperan o no. Algunos presidentes de confederación creen que son ministros, los jodíos. Mi querida España, vamos, que no os cuento nada nuevo.

  • Frau Hesselius
    on

    Tú lo has dicho: "el día que iban a inaugurar no sé qué coño".

    A mí, miedo me da que el Gobierno autonómico tenga un proyecto (¿Con cuántos adosados? ¿Con cuántos campos de golf? ¿Cuántos árboles se van a cepillar esta vez?).

  • lun
    on

    Después de caer en la recomendación y en su lectura, tenía que volver sobre el libro y suscribir vuestros comentarios, porque me ha gustado mucho. Al margen de que el "canal" de la historia sea interesante e instructivo, las anécdotas que se arriman a su construcción, son divertidísimas y entrañables. Con la que más me reí fue con la del loco aquel, que tirado al borde del canal, esperaba a su alma. Para mí que sabía quién era el escritor y le vaciló un rato.

  • coronel pike
    on

    Me alegro de que te haya gustado, Lunática, es un libro que sin duda merece la pena leer. Esta misma noche, al salir del trabajo, he estado hablando con unos compañeros del papanatismo de algunos turistas modernos, que viajan hasta la Antartida para pasar allí un fin de semana. Y me he acordado de repente de algo que dice Guerra Garrido en el libro: "La gente ya no sabe si ha viajado a Hong Kong o ha estado de visita en casa de King Kong".

Leave a Comment

 

↑ RETOUR EN HAUT ↑