Criptozoico

Criptozoico

Edward Bush, experto viajero en el tiempo, busca en realidad una clave que le permita entender tanto su propio destino individual como el de la Humanidad. Así, retrocede hasta días todavía no creados, para luego aventurarse en un futuro remoto. Su espíritu indagador desafía las coordenadas espacio-temporales, tal como las conocemos.

La poderosa imaginación de Brian Aldiss crea un extraordinario relato en el que se cuestiona la idea de la evolución del hombre e incluso el concepto mismo de tiempo, mediante una trama tan fascinante como turbadora. Brian Aldiss es uno de los más prestigiosos escritores británicos de ciencia-ficción, con docenas de novelas a sus espaldas y galardonado con prácticamente todos los premios de peso dentro del género

ANTICIPO:
En la inacción de los dos días que siguieron descubrió otro acicate para sufrir. Pensó que se había dejado llevar por el curso de los acontecimientos no sólo porque podían series favorables sino también porque procediendo así conseguía algo de seguridad para su padre. Pero si el patronazgo del gobierno no cubría más que el whisky, no estaba haciendo mucho por ayudarle; de hecho, lo estaba empujando por una vertiginosa pendiente.

Fue mientras el viejo Bush daba cuenta de la segunda botella de Black Wombat que conectaron la televisión; la imagen de un apacible campo llenó la esfera, y sobreimpreso se leía: «En pocos momentos más, un anuncio importante». De fondo sonaba una banda militar.

-¡Traición! -exclamó Bush, y se puso de rodillas a trastear en los controles.

Apareció un hombre con dos cabezas…, pero inmediatamente se fundieron en una sola, obedientes al mando de Bush. La cabeza dijo:

-A resultas de los graves disturbios registrados en todo el país durante la pasada noche, ha sido puesta en vigor la ley Marcial en todas las grandes ciudades. El pretendido «gobierno» del general Bolt ha probado su inefectividad. En la mañana de hoy, militantes del partido de Acción Popular tomaron el cuartel general del gobierno tras una acción militar limitada. El bienestar del país es desde entonces responsabilidad del almirante Gleason, quien ejercerá el mando total sobre el gobierno y las fuerzas armadas hasta la restauración de los procedimientos gubernativos normales. El almirante Gleason hablará ahora a la nación. ¡Almirante Gleason!

Sobre un fondo de tambores, la imagen cambió a una habitación en la que un hombre corpulento vestido con uniforme militar, de pie tras un escritorio, enfrentaba la cámara. El enfoque fue concentrándose hasta que la imagen se completó con el busto del militar: cabeza y hombros. Tenía un rostro duro e inflexible, y su expresión no se alteró durante su breve discurso. Su amplia y prominente mandíbula contenía las frases que fueron surgiendo de su boca. El tono hizo recordar a Bushlos gruñidos del sargento Pond.

-Vivimos en un tiempo incierto, un tiempo de transición. Todos nosotros debemos aceptar severas restricciones si queremos superar estos años críticos. Acción Popular, el partido que represento, ha actuado para garantizar que la nación emerja victoriosamente de sus problemas. El corrompido régimen que hemos derribado nos ocultaba hasta qué punto está llegando la bancarrota. El general Bolt fue un traidor. Tenemos pruebas documentales de que estaba a punto de huir a la India, llevándose con él lingotes y tesoros artísticos ilegalmente adquiridos. Fue mí penoso deber para mí haber asistido ayer por la tarde a la ejecución del general Bolt, efectuada con plena legalidad en beneficio del pueblo de esta nación.

»Pido a cada uno de vosotros que me brinde toda su cooperación; Acción Popular es el partido del pueblo; pero Acción Popular no puede tolerar ninguna actividad imprudente por parte del pueblo en estos graves tiempos. Los traidores que apoyaron a Bolt serán detenidos, con objeto de que sean juzgados en los próximos días; os rogamos que colaboréis en su arresto. No me andaré con rodeos. Debo deciros que tenemos enemigos fuera del país que se sentirían felices de tomar ventaja sobre nosotros en estos tiempos de inseguridad. Cuanto antes podamos eliminar a los enemigos que están dentro de nuestras fronteras, más pronto seremos capaces de imponer una paz fuerte, nacional e internacionalmente.

»Que nuestro lema sea: "Unión a través de la acción". Unidos, saldremos triunfantes de todas nuestras penurias.

Las palabras finales desencadenaron de nuevo el redoble de los tambores. Gleason siguió mirando fijamente a la cámara, sin pestañear; hasta que la imagen desapareció y James Bush se inclinó sobre el hombro de su hijo y desconectó la esfera.

-Suena como si fuera a ser peor que Bolt -dijo sombríamente la señora Annivale.

-Bolt era uno de los moderados -dijo James-. ¡Pondrá fuera de combate a todos esos viajeros mentales…, ya lo veréis! -pronunció aquella advertencia con una especie de tono malsano que instantáneamente ofendió a Ted.

-¡Entonces, esperemos que esa Acción sea transitoria, papá, como proclama tu viejo poeta!

La atmósfera de la casa era demasiado agobiante; el estudio de Bush seguía siendo un revoltijo desde que lo devastara. Con la cabeza pesada por la bebida, salió a dar un paseo sin rumbo concreto. Cualquiera que fuese el líder de las hormigas, su trabajo seguiría siendo matar a Silverstone…, a menos que Howes y Stanhope le dieran nuevas órdenes. Con la mente en blanco; sus pasos lo llevaron hasta el estanque de encharcadas aguas. El edificio en ruinas se veía tranquilo y siniestro; ¿realmente había sido el complot del asesinato de Bolt lo que oyó en boca de aquellos cuatro hombres, o sólo había sido una extraña especie de precognición?

compra en casa del libro Compra en Amazon Criptozoico
Interplanetaria

1 Opinión

Escribe un comentario

  • sofia
    on

    ??? no entendí lo que quiere decir

Leave a Comment

 

↑ RETOUR EN HAUT ↑