El ángel caído

ElAngelCaidoWilliamHjortsberg

William Hjortsberg nació en Nueva York en 1941. Tras estudiar durante algunos años en el Dartmouth College, Yale School of Drama y la Universidad de Stanford, en cuya revista publicó varios relatos, Hjortsberg decide dedicarse por entero a escribir novelas, guiones de cine y artículos periodísticos para revistas como Esquire, New York Times Book Review, y San Francisco Focus entre otras muchas. Ha escrito varios guiones para el cine, como Legend (1985), dirigida por Ridley Scott y protagonizada por Tom Cruise, o El corazón del ángel (1987) –basada en su novela Falling Angel–, dirigida por Alan Parker y protagonizada por Mickey Rourke y Robert De Niro. Entre sus novelas destacan Gray Matters (1971), una ficción científica ambientada en un mundo devastado por la Tercera Guerra Mundial, y El ángel caído (1978), una historia policiaca de terror traducida a más de doce lenguas. Harold Angel, un detective buscavidas con oficina en Nueva York es contratado por un misterioso caballero francés de aspecto siniestro para localizar a Johnny Favorite, un popular cantante de fulgurante carrera desaparecido quince años atrás, después de ser ingresado en un hospital en estado vegetativo. Angel rastrea el pasado del cantante desaparecido en busca de una pista sobre su paradero y pronto se verá atrapado en una trama oprimente y peligrosa en la que el vudú y los ritos satánicos parecen jugar un papel relevante. «El ángel caído» se abre como una clásica novela negra de detectives y se va transformando gradualmente en un relato de horror sobrenatural de final memorable. En palabras de Stephen King: «Es como si Raymond Chandler hubiese escrito El exorcista».

ANTICIPO:
El edificio número 666 de la Quinta Avenida era el producto de un connubio desgraciado entre el estilo internacional y nuestra tecnología aerodinámica autóctona. Lo habían construido dos años atrás entre las calles 52 y 53: cientos de miles de metros cuadrados de oficinas revestidas con paneles de aluminio repujado. Parecía un rallador de queso de cuarenta plantas. En el vestíbulo había una cascada, pero no parecía mejorar las cosas.
Subí al último piso en un ascensor rápido, acepté el número que me entregó la chica del guardarropa, y admiré el paisaje mientras el maître me estudiaba como si fuera un inspector veterinario de Sanidad a la hora de clasificar una ternera. Encontró el nombre de Cyphre en el libro de reservas, pero eso no bastó para convertirnos precisamente en camaradas. Lo seguí entre un amable murmullo de ejecutivos hasta una mesita contigua a una ventana.
Allí estaba sentado, con su traje de confección azul, a rayas finas, y con un botón de rosa en la solapa, un hombre entre los cuarenta y cinco y los sesenta años. Su cabello, muy estirado hacia atrás sobre una frente alta, era negro y abundante, pero su perilla cuadrangular y su bigote puntiagudo eran blancos como el armiño. Tenía la tez bronceada, era elegante, y sus ojos lucían un lejano y etéreo color azul. Sobre su corbata de seda marrón refulgía una pequeña estrella invertida de oro.
–Soy Harry Angel –me presenté, cuando el maître separó mi silla de la mesa–. Un abogado llamado Winesap me dijo que usted quería hablarme de algo.
–Me gustan las personas que van al grano. ¿Qué bebe?
Pedí un manhattan doble, sin hielo. Cyphre dio un golpecito en el vaso con un dedo pulcramente cuidado, y pidió lo mismo. Era fácil imaginar esas manos mimadas empuñando un látigo. Nerón debió de tenerlas parecidas. Y Jack el Destripador. Manos de emperadores y asesinos. Lánguidas y sin embargo letales, con dedos crueles y finos, perfectos instrumentos de iniquidad.
Cuando se alejó el camarero, Cyphre se inclinó hacia delante y me miró con una sonrisa de conspirador.
–Odio perder tiempo en trivialidades, pero antes de empezar me gustaría ver algún documento de identidad.
Extraje la billetera y le mostré la fotocopia de mi licencia y el distintivo de jefe de policía honorario.
–También hay un permiso de armas y un carnet de conducir.
Ojeó los compartimentos de plástico y cuando me devolvió la billetera su sonrisa era diez grados más ancha.
–Prefiero confiar en la palabra de la gente, pero mis asesores legales me impusieron esta formalidad.
–Por lo general, conviene ser precavido.
–Vaya, señor Angel, imaginaba que era usted un hombre aficionado a correr riesgos.
–Sólo cuando es necesario –le escuchaba atentamente, tratando de captar un atisbo de acento extranjero, pero su voz parecía de metal pulido, suave y limpia, como si se la hubieran estado lustrando con billetes de banco desde la cuna–. ¿Qué le parece si nos dejamos de rodeos? –añadí–. No sirvo para hablar de frivolidades.
–Otro rasgo admirable –Cyphre sacó del bolsillo interior de la americana una pitillera de oro y piel, la abrió, y escogió un puro delgado y verdoso–. ¿Quiere fumar?
Rechacé el estuche que me tendía y esperé que Cyphre cercenara la punta del cigarro con una navaja de plata.
–¿Recuerda por casualidad el nombre de Johnny Favorite? –preguntó, calentando el esbelto puro, de un extremo a otro, con la llama de su encendedor.
Reflexioné.
–¿Era un cantante que actuaba con una orquesta de jazz antes de la guerra?
–Ese mismo. Triunfó de la noche a la mañana, como suelen decir los agentes de prensa. Cantaba con la orquesta de Spider Simpson en 1940. Yo, personalmente, aborrecía la música de jazz y no recuerdo los títulos de sus discos más populares. Sea como fuere, hubo varios. Dos años antes de que se oyera hablar de Sinatra, provocó una conmoción en el Paramount Theatre. Usted debe de recordarlo… El Paramount está en su barrio.
–Johnny Favorite no es de mi época. En 1940 yo acababa de terminar la escuela secundaria y daba mis primeros pasos como poli en Madison, Wisconsin.
–¿Viene del Medio Oeste? Lo habría tomado por un nativo de Nueva York.
–Ese animal no existe, al menos, que yo sepa, más allá de la calle Houston.
–Tiene mucha razón –a medida que Cyphre chupaba el cigarro, una nube de humo azul iba revelando sus facciones. A juzgar por el aroma, el tabaco era excelente y lamenté no haberlo aceptado cuando tuve ocasión–. Ésta es una ciudad de forasteros –añadió–. Yo me cuento entre ellos.
–¿De dónde es usted?
–Digamos que vivo viajando –Cyphre apartó con la mano una guirnalda de humo, y al hacerlo exhibió una esmeralda que hasta el Papa habría besado.
–Tanto mejor. ¿Por qué me preguntó por Johnny Favorite?
El camarero depositó los vasos sobre la mesa con más discreción que una sombra pasajera.
–Una buena voz, al fin y al cabo –Cyphre levantó el vaso hasta la altura de los ojos, e hizo un brindis silencioso a la europea–. Como he dicho, nunca pude soportar la música de jazz. Demasiado estridente y frenética para mi gusto. Pero Johnny entonaba baladas muy dulces cuando quería. Yo lo tomé bajo mi protección, en sus comienzos. Era un chico del Bronx, insolente y esmirriado. Sus padres habían muerto. Su verdadero nombre no era Favorite, sino Jonathan Liebling. Lo cambió por razones profesionales. Liebling no hubiese lucido mucho en rótulos luminosos. ¿Sabe qué fue de él?
Contesté que no tenía la más remota idea.
–Lo reclutaron en enero de 1943. En razón de su talento profesional lo destinaron a la Sección de Servicios Artísticos Especiales, y en marzo se incorporó a una compañía de espectáculos para la tropa, en Túnez. No conozco los detalles exactos, pero una tarde tuvo lugar un ataque aéreo durante la función. La Luftwaffe ametralló el escenario. La mayoría de los miembros de la compañía murieron. Por un capricho del destino, Johnny se salvó, con heridas en la cara y la cabeza. Tal vez salvarse no sea la palabra correcta. Nunca volvió a ser el de antes. No soy médico, de modo que no puedo describir su estado con mucha precisión. Supongo que sufrió una especie de shock de guerra.
Respondí que yo también sabía algo de eso.
–¿De veras? ¿Participó en la guerra, señor Angel?
–Durante pocos meses, cuando empezó. Fui uno de los afortunados.
–Bueno, Johnny Favorite no se contó entre ellos. Lo embarcaron de regreso, convertido en un perfecto vegetal.
–Lo siento mucho –exclamé–. Pero ¿qué papel desempeño yo en todo esto? ¿Qué es exactamente lo que quiere que haga?
Cyphre aplastó su cigarro en el cenicero y jugueteó con la boquilla de marfil amarilleado por el tiempo. La boquilla estaba tallada en forma de serpiente enroscada, y la remataba una cabeza de gallo, con el pico abierto para cacarear.
–Tenga paciencia, señor Angel. Ya llegaré a eso, aunque con algunos rodeos previos. Cuando Johnny inició su carrera le presté alguna ayuda. Nunca fui su agente, pero pude valerme de mi influencia en su provecho. A cambio de dicho servicio, que fue considerable, firmamos un contrato. Éste contemplaba la transferencia de una prenda, en caso de que él muriera. Lamento no poder ser más explícito, pero las cláusulas del acuerdo especificaban que los detalles debían ser confidenciales.
»Sea como fuere, Johnny no tenía remedio. Lo enviaron a un hospital para veteranos de New Hampshire, y todo pareció indicar que pasaría el resto de su vida en uno de los pabellones, y que no sería más que otro de los infortunados despojos de la guerra. Pero Johnny tenía amigos y dinero, mucho dinero. Aunque era derrochador por naturaleza, durante los dos años previos a su reclutamiento había acumulado una fortuna mayor que la que podría haber despilfarrado por sí solo. Parte de ese dinero estaba invertido, y el agente de Johnny era su apoderado.
–La trama empieza a complicarse –comenté.
–Claro que sí, señor Angel –Cyphre golpeó distraídamente la boquilla de marfil contra el borde de su vaso vacío, y el cristal tintineó como un carillón lejano–. Los amigos de Johnny lo hicieron trasladar a una clínica privada, en el norte del Estado. Para someterlo a no sé qué tratamiento drástico. Típicas supercherías psiquiátricas, supongo. El resultado final fue el mismo: Johnny continuó siendo un zombie. Sólo que el dinero para los gastos salía de su bolsillo y no del Gobierno.
–¿Sabe cómo se llamaban esos amigos?
–No. Espero que no me considere demasiado mercenario si le digo que Jonathan Liebling sigue interesándome únicamente en relación con nuestro acuerdo contractual. Nunca volví a ver a Johnny después de que se hubo ido a la guerra. Lo único que me importaba era saber si estaba vivo o muerto. Una o dos veces al año, mis abogados se ponen en contacto con la clínica y ésta les entrega un documento avalado por un notario, donde consta que Johnny sigue en el mundo de los vivos. Esta situación se mantuvo sin variantes hasta el fin de semana pasado.
–¿Qué sucedió entonces?
–Algo muy curioso. La clínica de Johnny está situada en las afueras de Poughkeepsie. Yo tuve que visitar esa zona por asuntos de negocios y, siguiendo un impulso, decidí visitar a mi viejo conocido. Quizá quisiera ver cómo queda un hombre después de pasar dieciséis años postrado. En la clínica me informaron que las horas de visita se reducían a las tardes de los días entre semana. Insistí, y entonces apareció el médico de guardia. Me explicó que a Johnny lo estaban sometiendo a un tratamiento especial y que nadie podía molestarlo hasta el lunes siguiente.
–Tengo la impresión de que querían dar largas al asunto.
–Efectivamente. Había algo en el comportamiento de ese tipo que no me gustó –Cyphre deslizó la boquilla en el bolsillo del chaleco y entrelazó las manos sobre la mesa–. Me quedé en Poughkeepsie hasta el lunes y volví a la clínica, cuidando de que mi llegada coincidiera con las horas de visita. Ya no vi al médico, pero cuando di el nombre de Johnny, la recepcionista me preguntó si éramos parientes. Naturalmente, contesté que no. La mujer me dijo que los pacientes sólo podían recibir visitas de familiares.
–¿En la ocasión anterior no habían mencionado esta restricción?
–En absoluto. Me indigné y temo haber armado un escándalo. Lo cual fue un error. La recepcionista me amenazó con llamar a la policía si no me iba inmediatamente.
–¿Qué hizo entonces?
–Me fui. ¿Qué otra alternativa me quedaba? Es una clínica privada. No quería tener problemas. Por eso contrato sus servicios.
–¿Quiere que vaya allí e investigue?
–Precisamente –Cyphre hizo un ademán expresivo, con las palmas vueltas hacia arriba como si quisiera demostrar que no tenía secretos–. Primero, necesito saber si Johnny Favorite sigue vivo… Esto es esencial. Y si vive, me gustaría saber dónde se encuentra.
Metí la mano dentro de la americana y saqué una libreta encuadernada en piel y un lápiz automático.
–Parece bastante sencillo. ¿Cuál es el nombre y la dirección de la clínica?
–Se trata de la Emma Dodd Harvest Memorial Clinic. Está situada al este de la ciudad, en Pleasant Valley Road.
Escribí las señas y pregunté el nombre del médico que había tratado de librarse de Cyphre.
–Fowler. Creo que el nombre de pila era Albert o Alfred.
Lo apunté.
–¿Favorite está registrado con su verdadero nombre?
–Sí. Jonathan Liebling.
–Con esto basta –volví a guardar la libreta y me puse de pie–. ¿Cómo puedo comunicarme con usted?
–Lo mejor será que lo haga a través de mi abogado –Cyphre se atusó el bigote con la punta del dedo índice–. Pero no se irá, ¿verdad? Pensé que almorzaríamos juntos.
–No me gusta perderme una comida gratis, pero si salgo ahora mismo llegaré a Poughkeepsie antes de la hora de cierre.
–Las clínicas no trabajan en horario comercial.
–El personal sí. Cualquier identidad ficticia que emplee dependerá de ello. Puedo esperar hasta el lunes, pero le costará dinero. Cobro cincuenta dólares diarios, más los gastos.
–Me parece una suma razonable, por un trabajo bien hecho.
–Así será. Le garantizo que quedará satisfecho. Apenas averigüe algo, telefonearé a Winesap.
–Estupendo. Ha sido un placer conocerlo, señor Angel.
El maître seguía luciendo su mueca sarcástica cuando me detuve para recoger el abrigo y el maletín antes de salir.

compra en casa del libro Compra en Amazon El ángel caído
Interplanetaria

1 Opinión

Escribe un comentario

  • nena
    on

    como se puede leer este libro

Leave a Comment

 

↑ RETOUR EN HAUT ↑