El beso del cosaco

Tras más de sesenta años de ausencia, Elsa Medina Osorio aparece un día en La Desembocadura, el viejo caserón familiar, que reconoce enseguida por un inconfundible olor a papas con alcauciles y al que vuelve con la intención de celebrar una gran fiesta sólo tras la cual podrá morir feliz. Tal vez ese olor, tal vez su poderosa fantasía, tal vez las historiadas cartas de su hermana Magdalena, tal vez la lejanía — o tal vez todo junto –, ejercen en Elsa el mágico poder de resucitar incluso a los muertos, sobre todo a aquellos que habían sucumbido al beso del enigmático Vladimir el Cosaco. Poco a poco va acudiendo a La Desembocadura la adocenada estirpe de los Medina, en particular Genaro, aquel primo algo dandy al que encontraron en una celda del convento de Madre de Dios asesinado por el joven Diego, con quien la víctima mantenía lazos, según las malas lenguas, contra natura. Nadie falta a la Fiesta de la Agonía, tampoco el deseado pero fatídico Vladimir.

compra en casa del libro Compra en Amazon El beso del cosaco
Interplanetaria

Sin opiniones

Escribe un comentario

No comment posted yet.

Leave a Comment

 

↑ RETOUR EN HAUT ↑