El Hombre de Troya

HombreTroyaHeinrichSchliemann

La vida y los viajes de Schliemann tienen algo de predestinación y algo de obstinación, tal vez a partes iguales.
Desde niño, y motivado por las lecturas que su padre le hacía de los poemas épicos de Homero, creyó ciegamente que Troya, una cuidad nacida de la fantasía, existió realmente.
Contra todo pronóstico, y prácticamente sin apoyos, comenzó la búsqueda de aquellas ciudades «inventadas» y… ¡las encontró!
Tras una infancia y una adolescencia difícil, tras sobrevivir a un naufragio frente a las costas de Holanda rumbo a América, tras montar un imperio empresarial, tras arruinarse y recuperarse y tras un largo etc. de vicisitudes… ¿Quién podría decir que este hombre de aspecto entre severo y puritano encontraría tiempo para aprender 12 idiomas de manera autodidacta? ¿Quién podría decir que su carácter positivo no encontraba diferencia entre la ruina y el éxito? ¿Quién podría decir que, por creer una leyenda, pasaría él mismo a formar parte de la Historia?
Ciertamente, la vida de Schliemann podría novelarse o filmarse, y así llegar a todo el mundo, y no solo, tal vez, a los amantes de la arqueología, porque esta es, realmente, una buena historia.

compra en casa del libro Compra en Amazon El Hombre de Troya
Interplanetaria

Sin opiniones

Escribe un comentario

No comment posted yet.

Leave a Comment

 

↑ RETOUR EN HAUT ↑