El perfume de Bergamota

gaston-bergamota

En una noche de octubre de 1392, Hamet, médico del hospital de Granada, es requerido para asistir a un moribundo que presenta lesiones cutáneas similares a las producidas por quemaduras. El paciente es el Rey y se sospecha que ha sido envenenado.

La aparición del cadáver de un indigente con idénticas lesiones a las del monarca, y cuyas ropas tienen un olor parecido al perfume usado por una prostituta, involucrará al médico en la trama de la conspiración para derrocar al monarca.

Basada en hechos históricos, la novela, recrea la Granada nazarí de finales del XIV Los personajes se enredan en los entresijos de la investigación, lo que permite adentrarse en la vida cotidiana de uno de los períodos históricos más fascinantes de la historia de España.

compra en casa del libro Compra en Amazon El perfume de Bergamota
Interplanetaria

4 Opiniones

Escribe un comentario

  • JL P
    on

    Magnífica novela, bien escrita, buena trama y mejor final. Domentacion inmejorable.

    Merece la pena

  • A Perez Lopez
    on

    ¡Es cierto!. Es fenomenal

  • C
    on

    Completamente de acuerdo. Un gran libro que merece la pena ser leído.

  • Bolivian housemaid in Granada
    on

    El Perfume de Bergamota es una guía magnifica de Granada en el siglo 14, muy bien investigada, pero como narrativa la novela deja bastante que desear. Los personajes y el autor sueltan sermones todo el tiempo sobre cada aspecto histórico, y no digamos ya la topografía, la agricultura, la vida diaria… A veces el argumento parece estar construido para que podamos visitar cada rincón de Granada y aprender cada dato. Todo el mundo habla en el mismo tono. Hay mucha superfluidad. Los frailes “salieron de la posada en la que se alojaban.” ¡Por supuesto! ¿Qué otra posada? p 91/92: “en el palacio en el que se encontraban”; “el patio central en el que se encontraban,” “la sala en la que se encontraban…” bla, bla, bla. “No ha habido novedades después de la información que te he dado esta mañana en el Palacio de los Leones, en presencia de Mufairry, Nasim, el alarife y el médico del Maristán.” Como si el lector se hubiera olvidado de todo. Esta oración debería haber terminado con “esta mañana”. Y unas líneas más, “Por encima del hombro de Faiz, Abdul entrevió a seis policías que antes no había notado”. Pobre de Abdul, debe de estar ciego.

    En total, una actuación acartonada. Aparte de eso, ¡si piensas viajar a Granada en 1392, no veas qué guía!

Leave a Comment

 

↑ RETOUR EN HAUT ↑