Estado Crepuscular

EstadoCrepuscu

David Milar es un pícaro redomado, demasiado amigo de las mujeres y el alcohol, e hijo pródigo de un famoso siquiatra. Debido a un error, es confundido con su padre, y Milar no duda en aceptar un trabajo de lo más pintoresco en un mundo lejano: el de tratar de salvar al ordenador biológico, rector de los destinos de una raza, que padece de senilidad. Sin embargo, una vez en el planeta Hoonai, le resultará muy difícil no sólo mantener la farsa sino salvar el pellejo, ya que los Kghasatshu son una raza de cuidado a la hora de tratar con los extranjeros.

La obra de Javier Negrete (Madrid, 1964) es una de las más prolíficas e interesante de todos los escritores de ciencia ficción de los noventa. Negrete es, sin duda, el escritor de más amplio registro dentro del género en nuestro país; capaz de narrar aventuras de tinte sombrío, como Nox Perpetua, fantasía heroica en La Espada de Fuego o cambiar de registro para usar un tono de comedia, y con éxito, en Estado crepuscular. Algo insólito en España, ya que si bien la ciencia ficción humorística ha gozado de grandes cultivadores anglosajones, en nuestro país se puede decir que los ejemplos son contados y reducidos casi exclusivamente a relatos.

ANTICIPO:
Dice el sabio Aristóteles que en esta vida hay dos cosas que mueven al hombre: haber mantenencia y tener juntamiento con fembra placentera (e cosa es verdadera). Lo primero, en nuestros días, está garantizado incluso para los hijos de la vieja madre Tierra. Pero lo segundo… Conseguir un buen revolcón está tan difícil como lo ha estado siempre; por este polvo uno puede acabar rebozado por aquellos lodos o, como yo, metido en asuntos demasiado complicados para un vulgar hijo de vecino.

Aunque si yo hubiese sido un vulgar hijo de vecino o, por ser más preciso, hijo de un vecino vulgar y no de quien era, nada hubiese sucedido. Ella era una mujer de aspecto joven; sólo alguien dotado de mi ojo clínico podía detectar que había sido sometida a un tratamiento celular s´dnoP. En cualquier caso, la materia prima era de calidad extra: en particular, dos gloriosos pináculos que, acaso ayudados por la baja gravedad (objeción probablemente femenina y seguramente irrelevante), amenazaban con barrenar la tela de su vestido.

-¿El doctor David Milar? -No podía creerme mi buena suerte: era ella quien se me había presentado, con todos los VIP que había en aquella fiesta a la que, por alguna extraña razón, no estaba invitado. Asentí: es cierto que soy doctor. Empecé un doctorado de nivel uno en el Caltech, con una tesis muy interesante sobre la ruptura de la causalidad por familias de partículas con masa negativa y velocidad superior a la de la luz. Por desgracia, cuando tras un año de trabajo en solitario se la presenté a mi tutor, éste me mostró que en la segunda página había tenido un error insignificante: un signo "menos" donde debía poner "más". También me comentó, como de pasada, que mis conclusiones chocaban con algunas teorías de cierta relevancia: por ejemplo, la relatividad especial y general de un tal Einstein.

En la facultad de físicas de Almendralejo no pusieron tantas pegas para aceptar mi tesis en su prístina redacción, gracias entre otros motivos al pingüe cheque que iba grapado junto a la bibliografía. Ahora tengo un doctorado de nivel cinco (en escala descendente del uno al cinco), pero yo, que odio ese tipo de distingos clasistas, me limito a indicar "Dr." en mi tarjeta de visita.

-Ese soy yo -añadí, tras unas meditaciones similares a las que acabo de expresar, aunque por localizarse en el cerebro y no en una hoja de papel me demoraron bastante menos-. ¿Toma algo?

-Un Chivas, gracias. -Me estrechó la mano con un movimiento que producía interesantes ondulaciones sinusoidales y se presentó como Mirtila Lump.

Al carajo el presupuesto de copas para esa noche, me dije, pero qué demonios. Unas cúpulas como aquellas hubieran hecho trabajar gratis al mismo Bernini. Me acodé en la barra con ese escorzo que me ha hecho famoso en tantos bares del sistema solar, levanté la ceja izquierda (la derecha no, porque se me pone cara de tonto), y preguntéle:

-¿Y a qué debo el honor?

-Conozco sus trabajos sobre la esquizofrenia y su reflejo en el trazado de los campos magnéticos cerebrales y me han parecido muy interesantes.

Alcé la copa y brindé en silencio por mi padre, David Milar sr., el célebre psiquiatra. ¡Si supiera que estaba a punto de beneficiarme a aquella beldad en su nombre! Susurré algo así como "oh, no tiene importancia", y traté de enarcar la ceja de nuevo; pero como ya la tenía enarcada, ello no fue posible.

-Precisamente andaba buscando a un psiquiatra de prestigio, y no puede suponer lo contenta que me sentí cuando vi su nombre en los registros de estación Sheffield.

Probablemente no se había molestado en pasar a la segunda pantalla, que indicaba el verdadero motivo de mi presencia: dirigir una cuadrilla de soldadura de baja gravedad en el segmento 9. Compuse un gesto cuidadamente psicoanalítico y le pregunté:

-¿Y cuál es su problema?

-Oh, no es por mí. -Mirtila (permítanme esta familiaridad que me ahorra repetir enojosamente lo de "aquella mujer", "ella", "la misma", "la susodicha" y demás consabidos anafóricos) se sonrojó levemente, en particular en la zona del escote, que estaba untada de pegamento para ojos. -No necesito tratamiento psiquiátrico… por el momento. En realidad estoy por un motivo oficial, aunque digamos que… extraoficialmente.

Lo primero rebajó un punto mi concupiscencia, pero lo segundo mantuvo mi interés general en una cota aceptable. Pensé que si seguía escuchando tal vez me metiera en un lío. "Bah, no será tan difícil salir de él". Si mi paladar no hubiera estado tan pastoso por los cuatro güisquis que me había echado al coleto, habría podido percatarme de que se mascaba la tragedia. En aquel momento de indecisión cuántica, el universo se desdobló y, como siempre, me quedé en el lado en que no debía.

-Dígame, dígame.

-Verá usted. -Mirtila se acercó a mí para no ser oída, cosa bastante sencilla dado el nivel de ruido que reinaba en la sala. Pero preferí no desilusionarla al ver que con unos centímetros de intimidad más me clavaría sus pitones-. Trabajo para la representación en Hoonai. Es un asunto de la embajada Satshu, pero debe llevarse de forma confidencial.

-Como casi todo lo relativo a los Kghasatshu, por lo que sé. -¿Va a quedarse mucho tiempo más en estación Sheffield?

-A decir verdad, no. El asunto que me traía aquí ya se ha terminado. -Mentir, no mentía. Me acababan de rescindir el contrato por la lentitud con que avanzaban las obras y porque un par de operarias se habían quejado de que yo trataba de inducirlas al consumo de bebidas espiritosas y demás vicios concomitantes-. Y puedo añadir que me alegro de irme. Me gusta sentir mis ochenta y cinco kilos uno por uno en los pies. -Aproveché para sacar torso y marcar pectoral en la chaqueta, pero Mirtila estaba mirando para otro lado, como vigilando que nadie nos oyera. Me arrimé un par de centímetros subrepticiamente.

-¿Y se conformaría con pesar ….uuh… unos setenta y cinco?

Tardé algunos segundos en reaccionar. Me estaba insinuando que adelgazara, sugerencia inaceptable, ofensiva y falta de realismo, u… (Escribo la disyuntiva "u" porque la siguiente palabra empieza por "o". Claro, que este paréntesis hace innecesaria tal elección eufónica. Pero si, debido a ello, pusiese de nuevo "o", el paréntesis estaría de más, con lo cual ambas "oes" quedarían en contacto y de nuevo tendría que poner "u", y como alguien se podría extrañar habría que explicárselo y… Mi ordenador me recomienda que corte si no quiero entrar en un bucle infinito.)_

-¿Otro planeta?

-Bingo. -Mirtila levantó los ojos y me miró con una expresión del tipo "es usted el elegido". Estuve a punto de contestarle con el sí, quiero, pero mi proverbial prudencia me retuvo. La animé con un gesto a que continuara-. Por lo que sé de usted, doctor Milar, creo que no es ningún entusiasta de la psiquiatría práctica, o terapéutica, o como quiera llamarla. Le gusta más la investigación.

Traté de ponerme en el papel de mi padre, para lo cual tuve que imaginarme que me había tomado cuatro güisquis más y recordar un poco de su palabrería. Me animó pensar que esa mujer tenía por fuerza que saber menos psiquiatría que yo.

-Más que de gustos, se trata de aptitudes. Reconozco que hay mucho mejores clínicos que yo. Aquí mismo mi labor es… -Era la tercera frase y ya me estaba pasando-. Bueno, si me concretara algo más se lo agradecería.

-Debe ser apasionante investigar en los secretos de la mente humana, pero ¿no le interesaría acceder también a los arcanos de una mente alienígena?

Definitivamente, aquella mujer había recibido clases de primer curso en el Actor´s Studio o algún sitio aún peor. Con todo, el contenido, que no la forma, de sus palabras encendió mi piloto de atención (me refiero al de mi cerebro humano, que el animal ya llevaba un buen rato parpadeando). 2 + 2 = me estaba hablando de los Kghasatshu; pero aquello era imposible: nunca se habían dejado estudiar por nosotros.

-Esta vez sí se dejarán. -(El lector inteligente adivinará que lo anterior era una expresión en estilo indirecto por mor de la brevedad)-. Son ellos mismos los que nos han pedido ayuda.

-¿Pedir ayuda los Kghasatshu? – Me mordisqueé el bigote; este mismo hecho y su sabor a JB me recordaron que tenía que recortármelo-. Muy improbable.

-Algo grave les sucede, obviamente. Nos han pedido que les enviemos un experto en enfermedades mentales.

-Pero yo no soy un experto en enfermedades mentales… Quiero decir, alienígenas, por supuesto.

-Ya lo saben. Pero es que ellos no tienen psiquiatras ni nada que se les parezca. Piensan que un humano les podría ayudar. Al parecer, alguien muy importante en su planeta está sufriendo algún tipo de alteración y creen que sólo un psiquiatra de la Tierra puede hacer algo por él. Piense qué magnífica oportunidad.

-Y bien que lo era. Me humedecí los labios, resecos de excitación y de sed. Antes de seguir pensando y tras una discreta mirada a la pantallita de mi tarjeta de crédito, pedí al camarero una humilde cerveza. Es desesperante lo despacio que cae en el vaso a un octavo de gravedad.

De las diversas especies que los humanos habíamos encontrado en las inmediaciones galácticas, los Kghasatshu, aun siendo tan diferentes, eran quienes más puntos de contacto tenían con nosotros. Con las demás nos tratábamos de forma muy ocasional, mientras que las relaciones entre humanos y Kghasatshu eran estables. Sin embargo eran como un vecino educado pero distante: se limitaban a entornar la puerta y darnos el puñado de arroz que les hubiéramos pedido sin dejarnos pasar al interior ni ver cómo hacían la paella. (Esa era la opinión general; por lo que supe luego, lo de "educado" sobraba.) Quien pudiera penetrar sus misterios, ¡y nada menos que los de su mente!, tendría asegurada esa gloria eterna que un simple signo menos me había escamoteado. Al fin y a la postre, no se me ocurría que mi padre estuviera más preparado que yo para tratar a un Satshu loco.

-Así que tendría que viajar a Hoonai… ¿Cuándo?

-Lo antes posible. Los Kghasatshu han fletado una línea especial para usted. Como ve, no piensan reparar en gastos. Si no consigue nada con su paciente, al menos tendrá informaciones valiosas y una paga generosa de la embajada. Si logra curarlo… ¿quién sabe con qué le recompensarán los Kghasatshu?

Aquello añadía un interés adicional imposible de pasar por alto, en especial cuando me quedaba poco más del dinero justo para bajar a la Tierra. Pensé que, puesto que me iban a llevar gratis a Hoonai, podía fundírmelo en copas y pedí otro Chivas para Mirtila.

-¿Dónde tengo que firmar? -pregunté mientras le ofrecía el vaso, que ella, esponjil dama, aceptó sin rechistar.

-Por el momento, en ningún lado. Como ya le he dicho, es una misión extraoficial. Pero no se preocupe, que no le dejaremos en la estacada. -Echó una mirada al calendario de su reloj-. Pasado mañana venga usted a nuestras oficinas, en el sector tres. Tenga este cubo: contiene algunas informaciones útiles para que se desenvuelva en Hoonai.

Tomé el cubo y me lo guardé en el bolsillo, sin atreverme a comentarle que había vendido mi portátil tres días atrás para invitar a cenar a una de las operarias que me había salido rana.

compra en casa del libro Compra en Amazon Estado Crepuscular
Interplanetaria

6 Opiniones

Escribe un comentario

  • churno
    on

    Lo leí hace tiempo en los Quaderns UPC (de breve existencia que sacó Miguel Barceló) y me pareció muy divertida. Ágil, amena y a este precio, sería de tontos no pillarla.

    El pasar un buen rato está asegurado.

  • hur
    on

    Eso es bueno. En los últimos tiempos en lugar de ciencia ficción debería hablarse de pestiño-ficción, empacho de estilo y neura personal del autor.

  • Fidel
    on

    Es una de las obras más divertidas que he leido en mi vida, es el típico libro que siempre estás dejando a los amigos porque sabes que les va a gustar.

    Muy recomendable, para pasar un buen rato y desconectar de la rutina diaria.

  • DCFan
    on

    Lo mismo digo, ciencia ficción buena, con grandes conceptos, y muy divertida. Me gusta sobre todo el estilo narrativo que tiene con esa primera persona tan peculiar que tiene David Millar para contar las cosas que le ocurren.

    Por cierto, coincido con vosotros en lo de la ci-fi actual. ültimamente me he leído muchos pestiños (por lo aburridos que son). Y, como me aburre eso, estoy volviendo al Space Opera y el Pulp, que tiene buenas obras y más amenas que en otros subgéneros de la ci-fi

  • Nemo
    on

    Mira, yo tengo 43 tacos, un pitufo y pocas ganas de comerme el tarro. Hay quien ve OT y Hotel glam. Hay quienes leemos. Pero buscamos lo mismo: evasión. Puede que no lea muchos premios Nobel, me aburren, pero tampoco lo intento. La literatura trascendente está muy bien, pero yo sólo deseo pasármelo bien. Si el autor escribe con un mínimo de diginidad y, sobre todo, ENTRETIENE, ese tío es genial.

  • kalamity
    on

    Totalmente de acuerdo con tu último aserto, Nemo. Me lo estoy pasando tan bien con la novela que voy a racionarla para que me dure más.

Leave a Comment

 

↑ RETOUR EN HAUT ↑