Flashman y los Pieles Rojas

El salvaje Oeste y la batalla de Little Big Horn es uno de los escenarios ideales para que un personaje como Flashman desarrolle sus mejores artes: el engaño, la traición, el juego sucio… En esta novela tiene ocasión de demostrar hasta qué extremos es capaz de llegar con tal de salvar el pellejo. Y la sátira que hace MacDonald Fraser tanto de los indios como de los soldados y políticos americanos no deja títere con cabeza. (Volumen VII de la serie Flashman)

compra en casa del libro Compra en Amazon Flashman y los Pieles Rojas
Interplanetaria

7 Opiniones

Escribe un comentario

  • Avatar
    campeador
    on

    No me refiero al libro, evidentemente, que es poco menos que maravilloso, sino a la que le hace Flashy a un acompañante.

    Por más que me he esforzado, no recuerdo un gesto tan ruín, traidor, mezquino, cobarde y mil horrendos calificativos más para el de Flashman en un momento dado de esta novela, y al mismo tiempo, narrado de forma tan natural e hilarante.

    Si alguien puede comentar momentos comparables sería interesante hacer una lista, porque lo más parecido lo protagoniza el propio Flashman en el anterior libro de la saga…

  • Avatar
    WOOZ
    on

    Hace tiempo que leí el libro, y en verdad recuerdo malamente lo que paso. Aun así, estoy seguro que en todo libro en el que Flashman aparezca (sólo me queda el de “¡Tres Hurras por Flashman!”) habrá de hacer en las suyas, entre lo que implica hacer alguna canallada para salvar el pescuezo y salir luego laureado.

    ¿Era la acompañante o recuerdo mal?

    La verdad, es que Flashman tiene en su haber unas cuantas acciones -que incluso a los habituales de él nos alteran- que lleva a cabo con espoleado por el temor a sufrir algún mal en su pellejo (y lo mejor es que al ponerse rojo muchos de sus enemigos creen que es de ira cuando en realidad es por miedo :-P). Pero bueno que cabe esperar de él… no creo que ningún personaje le llegue a superar por muy grande que sea su obstinación.

    ¿A qué te refieres exactamente con momentos comparables? ¿Valdría cuando en “Cabo Trafalgar” cuatro navíos franceses (con el Formidable a la cabeza si no recuerdo mal) abandonan a su suerte al resto de los barcos de la armada franco-española? ¿O cuándo Villefort en “El Conde de Montecristo” encierra a Edmundo Dantés en el Castillo de If para salvar a su padre (y a si mismo)? ¿O cómo cuando Montresors se hace pasar por amigo de Fortunato, y a quien una vez borracho con la promesa del Amontillado acaba encerrando en una catacumba de su familia en “El Barril de Amontillado”?… la verdad que no me encajan mucho en el tipo de acciones a lo Flashy, y se ven flojas al lado de éstas. Quizás se le acerque algo -por como salen laureados los que tienen su papel en la empresa- la acción que lleva a cabo el 326 batallón de infantería de línea que a los ojos de todos soldados locos o heroicos, y en realidad no tienen nada ni de heroicos ni de locos, lo único que quieren es intentar pasarse al enemigo…

    Bueno no se…

    Saludos

  • Avatar
    campeador
    on

    Sí, era la acompañante, una de las muchas. En concreto, la que va a acompañarle en su viaje, ilusionada, trabajando -en un oficio difícil- para hacerle la vida más fácil a él… son varios detalles los que hace su acto especialmente despreciable.

    Los otros que citas no es que sean un ejemplo de honradez, pero en su descargo está el que tratan de salvar el pellejo propio. Así las ha hecho muchas Flashie, pero es que esta vez no era el caso ni remotamente…

  • Avatar
    Ant
    on

    ¡¡¡Es que me muero de la intriga!!!

    Ya sé que corremos el riesgo de reventar el libro, pero yo no le he leído, y no me importaría saber cuál es esa canallada a la que te refieres (Campeador). ¿Podrías decirnos cuál es, previa advertencia de PELIGRO DE REVENTAMIENTO, para que el que así quien no quiera saberlo, que deje de leer?

    Es que creo que es la mejor manera de poder hacer una comparativa y encontrar casos análogos.

    Muchas gracias

    P.D. Aunque sólo sea por caridad hacia una pobre mujer enferma de la curiosidad, ruego me sea concedida dicha gracia.

  • Avatar
    campeador
    on

    Perfecto, así aprovechamos, no sé si para estrenar el nuevo término, pero sí para empezar a desterrar ese horrendo de "spoiler"

    *** peligro de reventamiento ***

    Tras sus peripecias habituales Harry Flashman está en el oeste, viviendo de la madame de un burdel. Una de las chicas está enamorada de él y planean fugarse, ella le dice que "trabajará" -es una chica muy hermosa, gana mucho dinero- y le mantendrá, además de darle placer, también tiene algún dinero ahorrado para el viaje.

    La noche de la fuga, aparecen unos indios furtivamente en el pueblo y raptan a la chica -un jefe indio se ha encaprichado de ella-. A continuación pagan una buena cantidad a Flashman, que es el que ha cerrado el acuerdo con ellos y facilitado la "operación" para que se la lleven con facilidad.

    *** ***

  • Avatar
    Ant
    on

    ¡¡¡Tenías razón!!!

    ¡Menudo cerdo!

    No es exactamente igual, pero leí un libro de Yukio Mishima que se llama El marino que perdió la gracia del mar, que me dejó profundamente impactada y muy, muy cabreada (¿se puede usar esta expresión?).

    Está ambientada en el Japón de la posguerra, y el protagonista es un adolescente de 13 años, completamente deshumanizado, que disfruta torturando animalitos, etc Su padre ha muerto en la guerra, y su madre, tras luchar mucho para que ambos salgan adelante, conoce a un marino que es un hombre extraordinario.

    *****************PELIGRO DE REVENTAMIENTO*******************

    Pues bien, el inmundo del niño quiere experimentar lo que se siente matando a alguien, antes de llegar a cumplir los 14 años (edad a partir de la cual pueden juzgarlo y condenarlo) y planea todo con unos amigos para que el marino sea su pobre conejillo de indias. Quieren matarlo con sus propias manos, pero como es un tiarrón, planean narcotizarlo con el té.

    El puñetero niño le hace imposible la vida al marino durante toda la novela, y al final cuando le convence de que lo ha aceptado y que quiere hacer cosas con él, el marino acepta entusiasmado y muy contento llevárselo de excursión.

    Todavía recuerdo la última frase de la novela: "Sonrió, y bebió la taza de té"

    **************************************************************

    ¡¡¡Qué mal!!! Nunca me había pasado acabar una novela tan idignada y con tan mal cuerpo, ¡y eso que reconzco que es muy buena!, pero jamás la volvería a leer

  • Avatar
    campeador
    on

    Vaya con el niño, lo suyo es más bien de psicópata. En cuanto a Flashy, ¿qué se puede decir del viejo Flashy?

    Veo dos diferencias en las canalladas. A diferencia de la del niño, la de Flashy es totalmente inesperada para el lector, que no sospecha nada ni en el momento en que aparecen los indios asustando a Flashman -que debe ser uno de los mayores cobardes de la Historia- ni cuando raptan a la chica. Solo cuando aparece el cura -que hace de intermediario- para pagarle se desvela todo. Impresionante.

    La otra diferencia es que en lugar de dejar mal cuerpo, con la de Flashman, aunque sea una crueldad, es inevitable desternillarse de risa.

Leave a Comment

 

↑ RETOUR EN HAUT ↑