La forja de un rebelde

Laforjadeunrebelde

La forja de un rebelde es una trilogía compuesta por La forja, La ruta y La llama, que narran respectivamente la infancia y primera juventud del autor en el Madrid de principios de siglo; sus primeros pinitos literarios y experiencias en la guerra de Marruecos, y por último la Guerra Civil española. En esta ocasión se nos presentan las tres novelas unidas en un sólo volumen, algo de particular valor ya que esta trilogía es sin duda una de las principales obras literarias y documentales escritas en español durante el siglo XX, no muy pródigo en grandes obras. La literatura de Barea roza lo sublime y ha sido inspiración (por desgracia no reconocida) de autores posteriores que, una vez el lector lee esta obra, comprende que son sólo pálidos imitadores de su prosa.

compra en casa del libro Compra en Amazon La forja de un rebelde
Interplanetaria

51 Opiniones

Escribe un comentario

  • I
    on

    Pues eso, un libro (o tres) realmente soberbio.

  • josemiguel
    on

    Lo he leído hace poco ante la insistencia de un forero (gracias) y la verdad es que me ha dejado un magnífico sabor de boca. Mi preferido es el segundo (La ruta), aunque reconozco que argumental y estilísticamente el primero (La forja) es el mejor.

  • Caesar
    on

    Ya…, pero el precio no es ninguna ganga.

  • Alberto
    on

    Hombre es una buena edición de una gran libro (aunque, en mi opinión, decae un poco al final de la tercera parte) Lo que hay que tener cuidado es con que no se te caiga encima. Me di un golpe con mi ejemplar en el brazo y creí que se me rompía.

  • Danko
    on

    ¿Este es el libro?, del cual se hizo una serie en los 80, en que salía Alejandro Sanz de niño que finalmente se casó con la que hacía de valentina en la serie, contando su paso por Aragón, la cataluña prerrevolucionaria, y la guerra de Annual.

    La serie era magnífica.

    Qué autor era.

  • Alberto
    on

    Esa de la que hablas es Crónica del Alba que fue una adaptación de la obra de Ramón J. Sender El libro tuvo una adaptación televisiva en 1990 y el protagonista era Antonio Valero (aunque creo que también salía Jorge Sanz, no se si haciendo el papel de Barea de Joven)

  • Martin
    on

    Existe adaptación, de 1989, La forja de un rebelde, dirigida por Mario Camus. 584 minutos que también se proyectaron en cine, con Jorge Juan García Contreras, Lydia Bosh y Antonio Valero.

  • Xuart
    on

    Me gustaron la serie y el libro.

  • Maligno
    on

    Acabo de terminar la primera parte, La Forja, y mi impresión por el momento es de que se trata de una obra magnífica.

    Se dice muy pronto, pero lo que se narra aquí es la vida en España hace 100 años. Madrid se describe con tal viveza que no es difícil imaginar cómo eran estas calles tan familiares hace un siglo, y el impresionante cambio dado por la ciudad y el propio país y, sin embargo, lo parecida que sigue siendo. Barea nos cuenta cómo se lucran los bancos en la Bolsa a costa de los pequeños inversores y el manejo de información privilegiada, el sistema de explotación laboral instalado a base de meriotorios que trabajan gratis sólo porque al cabo de un año 1 de cada 20 consigue un contrato laboral -ahora se les llama becarios-. La mezquindad de muchas familias en cuanto a asuntos de dinero se refiere, el ocio en la ciudad en aquel entonces, la forma de ganarse la vida, e incluso el proceso tecnológico del duplicado de cartas…

    Aún me quedan por leer La Ruta y La Llama. Por el momento, 10 de 10.

  • Marie
    on

    La "Forja de un rebelde" tuvo una gran popularidad precisamente durante los años en que estuvo prohibido. No sé si esta prohibición ayudó a popularizarlo, o si el echo de que llegase tarde y difícilmente a España ha impedido que este libro se considere sin discusión como lo que es: una de las obras cumbres de la literatura española.

    La riqueza y la maestría con la que Barea describe 30 años de la historia viva del país convierten su lectura en una mezcolanza de admiración y sentimiento. Sentimiento por la miseria y abusos extendidos en el país al comienzo del siglo pasado, en el que tener un empleo no garantizaba el no morir de hambre. Sentimiento por la corrupción terrorífica de los oficiales del ejército, que hicieron de la guerra de Marruecos un medio para autoperpetuarse y enriquecerse a costa de la vida y la salud de miles de jóvenes, que llegaban en muchos casos descalzos, con una única muda de ropa y una cuerda por cinturón. Un monstruo que tarde o temprano tendría que entrometerse aún más en la vida del país. Sentimiento al ver la ilusión con la que salen las gentes a las calles cuando creen que por fin podrán ser dueñas de su propio destino.

    Hay una colección de experiencias asombrosa. La descripción del primer bombardeo aéreo sobre Madrid es brutal, resulta conmovedora la resistencia de la capital ante el primer asalto, defendida por simples milicianos y voluntarios ante un ejército profesional y experimentado, bien equipado por alemanes e italianos, el compromiso del autor con sus paisanos…

    Son 800 páginas imprescindibles.

  • Manuel
    on

    Sin duda, es un gran libro y merece la pena leerlo. Su prosa es fácil y describe las vivencias del autor entre principios de siglo y el año 1938 de una manera que se hace muy próxima.

    La parte que creo más interesante es la segunda, "la ruta", en la que se narra la experiencia del autor en Marruecos donde fue testigo de la masacre que se produjo a consecuencia del desastre de Annual, hecho que le dejó marcado para el resto de su vida.

    No se trata de una narración neutra, sino que está marcada de una manera clara por la ideológia del autor republicano y socialista, lo cual no sólo no le quita valor sino que permite comprobar que aún siendo una persona cultivada e inteligente:

    – Acepta y defiende la guerra civil como medio para llevar a cabo la revolución socialista en España.

    – Entiende que se pudiera fusilar a personas por el hecho de haber contribuido económicamente durante la república a los partidos de la derecha o haber militado en ellos

    Creo que ello es interesante, porque en los momentos actuales donde se tiende a idealizar a la Segunda República, se puede ver en autores nada sospechosos que aquel sistema degenero en una auténtica revolución donde lo último que se defendían eran los valores democráticos tal como hoy los entendemos.

  • joselu
    on

    Sin duda unos libros magníficos. Yo sólo he leído el segundo, que me prestó un amigo, y ahora me he hecho con el tercero, La llama. leyendo sus páginas y su descripción de la España de principios del siglo pasado me es inevitable recordar como mi padre me contaba situaciones de miseria y explotación en la España rural de aquellos años. No me considero un crítico literario, pero realmente tiene una prosa rotunda y concisa, amena.

    Disfruto con su lectura.

  • Bal
    on

    El tercero baja y mucho. Pero los dos primeros son magistrales, de lo mejor, sino lo mejor escrito en mucho tiempo en España

  • Asklepios
    on

    Desconozco qué libro ha leído Manuel. Por poner un ejemplo, ¿de dónde saca que al autor le parece bien lo ocurrido en Madrid durante la Guerra Civil?. El capítulo de La llama titulado "La caza del hombre" es un monumento ético y estético contra la crueldad gratuita. Por poner otro, ¿ de donde saca Manuel que el autor defiende la Guerra Civil como instrumento para la "revolución socialista"?.

    Dejo por inútil la cuestión de la supuesta "idealización de la II República?. El que la haya idealizado que responda. Por supuesto, cualquiera que lea el libro se dará cuenta de que una persona decente como Barea vomitaría al oír la palabra "democracia" para idealizar el sistema de dominación que padecemos

  • soberano
    on

    Me había pasado desapercibido este posta hasta ahora, de lo contrario habría respondido antes, pues el punto de vista que se le atribuye al autor me parece injusto y poco riguroso.

    No encuentro donde justifica ni la guerra civil, ni los asesinatos, ni la violencia, máxime cuando llega a calificar como terrorismo a las patruyas a la caza de sospechosos y sus parodias de juicios, de los que llegó a ser testigo.

    Su amargura por la espiral de violencia en la que cada vez se sumerje más el país es patente según avanzan los capítulos.

    No entiendo las acusaciones, la verdad.

  • Wamba
    on

    Además identifica la espiral revolucionaria que se produjo durante la guerra con la república, diciendo que "degeneró" como si fuera la evolución lógica de la república. La realidad es que esa escalada hacia la revolución no se habría producido de no ser por el golpe de estado. Los trsotskistas del POUM eran políticamente poco importantes antes del golpe, y los anarquistas estaban bastante divididos en cuanto a la línea de acción a seguir.

    La verdad, me parece una idea de las de mi padre: "Franco igual fue malo, pero si hubieran ganado los otros…. uy entonces! Esos sí que eran malos!"

  • Alberto
    on

    A mi me quedó claro que Barea, aunque se identificaba con la republica, no hace lo mismo con sus defensores. Los anarquistas son los que mejor le caen, pero le parecen un desastre, a los socialistas y grupos republicanos los ve indecisos (el era militante del PSOE) y se acerca a los comunistas, porque les ve como los únicos capaces de ganar la guerra, pero tiene múltiples conflictos con ellos por su autoritarismo (y no comento más, porque este es un tema importate en libro)

    Además, de que como se ha dicho, no deja de criticar la represión republicana en Madrid

  • Saulo
    on

    Suele ocurrir que una causa despierte más simpatías que sus partidarios.

  • Rick
    on

    Es una pena que hay pasado tan desapercibido este libro que tanto cuenta de nuestra historia. Sencillamente maravilloso.

  • Frau Hesselius
    on

    Claro que lo es. Es extraordinario. A mí me encantaba la escena del principio, la de los tendederos. Y si no estuviera dormida podría recordar alguna más. Lo que no entiendo es que se haya intentado rebajar su nivel como escritor por una cosa tan nimia como los laísmos y los leísmos. Ya ves, en el norte de Castilla no los emplea bien nadie.

  • Pablo
    on

    Libro muy largo y muy flojo, aunque ciertamente refleja en alguan medida la mentalidad de su epoca.

    Lamentablemente las descripciones de los personajes solo sirven para justificar su propia opinion.

    Cuando alguien sin talento intenta escribir lo mas sencillo es intentar describir su propia vida.

    Esto es lo unico que logro con la escritura Don Alberto: una obra llena de insinceridad, evasiones y divagaciones ramplonas.

    Parecida a la autobiografia de Alfonso Guerra.

  • Frau Hesselius
    on

    Eso de reflejar la mentalidad de su época debe de ser muy peligroso, ¿no?

    Sobre todo si enseña algo.

  • Habeas
    on

    Amigo Pablo, ¿podrías dar ejemplos concretos que sostengan tan demoledora opinión? Vaya por delante que puedo estar de acuerdo contigo en muchas cosas, pero no en lo que a la calidad literaria de Barea se refiere.

  • D
    on

    Hay pocos escritores que parten del vacío a la hora de crear. Lo lógico es hacer caso a Hemingway: "Escribe de lo que conozcas".

  • Alberto
    on

    "Cuando alguien sin talento intenta escribir lo mas sencillo es intentar describir su propia vida."

    Vaya, esta frase se puede aplicar a un buen montón de autores (Sin pensarlo mucho Proust, Vargas Llosa, García-Marquez, Pasternak, Solzhenitsyn… todos ellos autores que partieron de su propia vida para escribir algún libro) ¿Es malo escribir algo autobiográfico?

    "Lamentablemente las descripciones de los personajes solo sirven para justificar su propia opinión."

    ¿Podrías ser un poco más específico? ¿Que es lo que no te gusta? ¿Las descripciones o su opinión?

    "Esto es lo único que logro con la escritura Don Alberto: una obra llena de insinceridad, evasiones y divagaciones ramplonas. "

    Ese palabro de la insinceridad me mata un poco y lo de las evasiones no lo entiendo (Que yo recuerde no se fuga nadie en el libro, ni tampoco es que se pueda definir como literatura de evasión) Si estoy de acuerdo en que divaga un poco, pero no me molesta hasta las últimas páginas (después de abandonar España) que si termina siendo cargante.

    "Parecida a la autobiografia de Alfonso Guerra."

    ¿Ein?

  • Alberto
    on

    ¡Es verdad! ¡Me olvidaba de Hemingway! ¿Otro autor sin talento que intentar describir su propia vida?

    Si nos ponemos a contarlos no acabamos en un més.

  • Wamba
    on

    Sin entrar a valorar el libro, que no he leído, ni el personaje, que sólo conozco de nombre prácticamente, creo que no es lo mismo decir que para alguien sin talento lo más fácil es escribir sobre su vida, que decir que todos los que han escrito memorias, autobiografías y similares carecen de talento.

    Todas las vacas son mamíferos, y todos los mamíferos tienen tetas. Pero no todos los mamíferos son vacas.

  • Alberto
    on

    En ese caso tampoco estoy de acuerdo, para los escritores sin talento lo más fácil es lo que suelen hacer: fusilar a su autor favorito.

    Aparte de que todavía no se por qué habría que considerar a Barea un escritor sin talento.

  • Vengador
    on

    A mi Barea no me parece que carezca de talento, más bien al contrario.

    A los escritores sin talento se les reconoce porque acostumbran a escribir sin parar en foros y listas de correo, pero no es su caso.

  • Navarro
    on

    A. Barea sabe lo que dice y lo sabe decir: Sólo con talento se es capaz, como en este caso, de hacer fácil lo difícil. al margen de la (evidente) calidad literaria, encuentro conmovedor su relato, que hay que leer con ojos limpios de prejuicios y no buscando lo que uno quiere encontrar, que para eso están los periódicos

  • I
    on

    En los periódicos, no. En "ciertos" periódicos. Cada sabe cuál elige porque es donde cuentan las cosas como a él le gusta oírlas.

    Nadie quiere "la" verdad, solo "su" verdad :(

  • Pavel
    on

    ¿Cual es tu opinion sobre Cela, gran premio nobel y CENSOR DURANTE LA DICTADURA?

    Barea fue censor de prensa extranjera durante la guerra civil: en esas circunstancias, que alguien como él fuera censor es "de lo más normal".

  • Saulo
    on

    Siempre he pensado que conviene diferenciar al autor de su obra. Se pueden decir muchas cosas sobre la persona de Hemingway, y casi todas malas, pero, sin embargo, su obra es harina de otro costal.

    Cela era un tipo borde, desabrido y mal educado, pero también escribió La colmena, Viaje a la Alcarria y La familia de Pascual Duarte. Las paradojas entre la persona y su creación son infinitas, y es difícil que un creador esté libre de defectillos. T.S. Eliot era un mal marido que enloqueció a su esposa. Miguel Angel, homosexual (pecado gordísimo en la liturgia católica). Bertold Brecht, un plagiador. Philip Larkin, un misántropo.

    Chrétien de Troyes, presunto asesino y violador, recoge el ciclo bretón artúrico y algunos le consideran el padre de la novela moderna…

    El arte y la moral no caminan juntos.

  • Pavel
    on

    Totalmente de acuerdo Saulo. Solo queria destacar que la labor de censor en circunstancias execpcionales no debe marcar el caracter de una obra literaria. Las circunstancias de cada uno son temporales y a veces no son voluntariamente buscadas ni encontradas.

    Y sí, Cela era desabrido, maleducado, ególatra. Pero mchas veces nos hacia disfrutar con sus obras

  • JavJimBar
    on

    ¡Leches! Me dejas de piedra. No sabía yo eso de Chretien de Troyes. Con lo bien que escribía (y lo bien que le tradujeron Victoria Cirlot y Martín de Riquer). De quien había oido algo parecido era de Thomas Mallory, también artúrico él, aunque bastante posterior.

    Por lo demás, totalmente de acuerdo con vosotros. Y es que las aguas están bastante revueltas. Al fín y al cabo, si uno aborrece de ciertas ideologías, ¿para qué autoencabronarse leyendo un libro que uno ya sabe anticipadamente que no le va a gustar? Parece casi masoquista. Recuerdo que hace unos años me regalaron un libro sobre Aznar (no de la saga de CiFi española), y me limité a regalarlo al poco tiempo a un amiguete al que si le interesaba. ¡Con la cantidad de cosas que hay por leer!

    En fín, un saludo general

  • Wamba
    on

    Sobre lo de la moral y el arte, os recomiendo dos lecturas. Una es de Thomas de Wuincey y se titula Del asesinato considerado como una de las bellas artes. La otra es de Burke (el filósofo, no el historiador) y se titula Tratado de lo sublime y lo bello en el arte, aunque hay ediciones con títulos más o menos variados. Ambos postulan que es la distancia lo que permite apreciar el valor artístico de una obra. Y (esto lo digo yo) valorar moralmente algo, juzgarlo, elimina cualquier distancia estética. Lo que nos permite disfrutar enormemente de Frankenstein es que nosotros no somos Viktor.

  • Quique
    on

    Gran verdad, gran verdad.

  • Tom
    on

    Gracias a Arturo Barea podemos disfrutar hoy de muchos de los sentimientos y avatares comunes de nuestros abuelos y abuelas de su época.

    Entrar a valorar vuestras valoraciones literarias no puede por menos que producirme hilaridad.

    Cuando seáis capaces de aportarnos a los lectores algo más de lo que este gran activista republicano nos ha legado entonces aceptaré igualmente vuestras memorias.

    El que no tiene una vida digna que legar poco puede aportar a los lectores salvo estilo (en los mejores casos). Espero con ansiedad el relato de vuestras propias experiencias (pero primero hay que vivir y, a ser posible, con dignidad)

  • Berilio
    on

    No te entiendo, pero en todo caso me parece un despropósito juzgar la obra de una persona por sus creencias o sus comportamientos. Se han citado muchos casos de mala gente que ha escrito magníficos libros. ¿Por qué hay que hacer crítica literaria desde el púlpito de la moral? La literatura y la moral caminan por caminos separados porque responden a reglas diferentes. Sólo los inquisidores queman unos libros y loan otros en virtud de juicios morales.

    La colmena sigue siendo un novelón aunque Cela fuera censor en el régimen de Franco.

    A mí no me gusta la obra de Barea, me aburre, se me hace monótona a partir de un momento dado y no conecto con ella, pero la censuro por sí misma, no en virtud de otras consideraciones.

  • Maufrigneuse
    on

    Uy, qué peligrosos son los ideales. Se parecen tanto a la leña, y siempre hay alguien que acerca una cerilla…

  • Wamba
    on

    Tío, estás mezclando pardas con merinas. Que ideológicamente Barea pueda ser loable, o quye su vida sea digna de una hagiografía es otro tema q se puede discutir (o no). Pero eso no le convierte en un buen escritor. Hay cientos, miles de novelas q narran historias de lo más interesantes, pero no por ello pasan de ser truños ilegibles. Y Barea aburre. Wenceslao Fernández Flores era un fascista de tomo y lomo, pero escribía como dios. Ussía también es un facha, pero escribe como el culo. Una cosa no tiene que ver con la otra.

  • Alberto
    on

    Estoy de acuerdo en que decir que La forja de un rebelde es bueno solo porque Barea era republicano es un despropósito equvalente al del que decía que es malo por lo mismo. Pero a mi no me aburre en absoluto, especialmente la segunda parte (La ruta) Aunque si me da la impresión de que se pierde hacia el final del tercer volumen.

  • Jinete del salario p
    on

    A mí me gustó mucho La forja de un rebelde. Leí los tres libros seguidos y, ciertamente, hay altibajos, el primero me pareció más literario, en el buen sentido, bien escrito y buscando redondear la historia, con lo que no me quedó nada claro qué pasó después con el dinero que al final del primer libro recibe el autor como herencia.

    El segundo es excepcionalmente bueno, un auténtico retraato de lo que es un hombre libre enfrentado a las mezquindades y las exigencias de los demás.

    El tercero es más periodístico, un fresco de los turbulentos comienzos de la guerra y, en efecto, creo que se pierde al final, quizá le faltó tiempo para terminarlo.

    En cualquier caso es una lectura que vale la pena, mucho. Y:

    ¡Viva Barea! ¡Viva la República!

  • gandalin
    on

    Yo leí a finales del año pasado "La Forja de un rebelde" y me gustó

    Destacaría por encima de lo literario, la capacidad de Barea para plasmar una vivencia en un tono autobiográfico objetivo y auténtico. Toda la novela expresa cómo va creciendo como hombre y qué experiencias son las que le marcan

    Tiene mérito también que no deje ver su deterioro fisico muy hasta el final, y que los años de MAdrid en guerra los cuente de una manera tan realista sin caer en el sensacionalismo

    Su pensamiento político se plasma en toda la novela, obviamente, pero Barea trata los demonios de uno y otro bando por igual

    Nos transmite toda la corrupción del aparato militar de España en África y su ideosincrasia, pero también critica abiertamente la "caza de brujas" de indiscriminada los partisanos en los primeros momentos de la guerra en Madrid Creo que es sobre todo un observador reflexivo y desde luego "la forja de un rebelde" es una estupenda novela histórica, que si bien no es muy literaria ( el estilo de BArea es de narrador de la vida misma, sin adornos, crudo a veces) es muy gráfica

    Me alegro de haber elegido esta trilogía como primera novela sobre la guerra civil que he leido hasta ahora. Estuve tentado de elegir otras pero finalmente me decanté por "La Forja…" y no me ha decepcionado.

  • mayor
    on

    Acabo de descubrir esta obra leyendo una reseña de Orwel periodista en un artº del 24-03-1946, me sonaba mucho el titulo, y posiblemente haya visto la pelicula aunque lo cierto es que no la recuerdo de momento, pero del autor si que no sabia nada.

    La reseña de Orwel despierta mi interes, que alguna de vuestras opiniones desdeña frontalmente; es por posicion ideologica ? Junto a la calidad lieraria, la cronica en primera persona de esos hechos creo que va a merecer la pena invertir el tiempo para abordar una obra que merece seguir debetiendo.

  • Cavijero
    on

    Me estoy leyendo el libro ahora mismo y me parece mediocre. Es una novela descriptiva, sin más, con el lastre de que todo lo que no le gusta a este señor, lo demoniza de tal manera que nos da a entender que está en posesión de la verdad absoluta. El libro es un ir y venir de páginas de gente alabándole una y otra vez… Da a entender una autoestima sobrevalorada. Se me hace similar, en cierto modo, a "la sombra del ciprés es alargada" y sus continuaciones "Un millón de muertos" y "ha estallado la paz" salvo por el hecho de que los de Gironella no están cargados de resentimiento y abarcan un expectro más amplio de historias, pareciéndome mejores libros que el de Barea con diferencia.

    Un saludo a todos.

  • lun
    on

    Cavijero: habrás querido decir (escribir) Los cipreses creen en Dios

    ¿verdad?, que no tiene nada que ver con La sombra de un ciprés…..

  • osvaldo
    on

    En el libro aparece que él era militante de UGT, no del PSOE

  • Alberto
    on

    Hasta la ruptura entre ambos en los años 80, la militancia en UGT implicaba militar en el PSOE (y viceversa)

  • Alberto
    on

    Acabo de descubrir que TVE, puso toda la adaptación televisiva para ver en su web:

    [url]http://www.rtve.es/television/forja-rebelde/[/url]

    Para el que no la haya visto todavía, me parece muy interesante.

  • lbsilvina
    on

    La gran obra de Arturo Barea son las tres novelas autobiográficas que redactó en Inglaterra entre 1940 y 1945, y que al publicarse juntas traducidas (perdió el original escrito en castellano) se titularon La forja de un rebelde. La primera, La forja (The Forge), narra la niñez y adolescencia madrileña de un chico de Madrid, cuya madre es lavandera en el Manzanares o sea, él mismo, y cómo se intenta ganar la vida como meritorio en un banco. La segunda, La ruta (The Track), cuenta su experiencia militar en Marruecos durante la guerra contra los independentistas rifeños, donde llega a conocer y a contar algunas anécdotas sobre el entonces comandante Francisco Franco y el fundador de la Legión Española, Millán Astray. La tercera, La llama (The Clash), narra la experiencia de la Guerra Civil. Según el propio Barea, la obra retrata más lo colectivo que lo individual. Fue calificado como uno de «los diez mejores libros escritos en España después de la Guerra Civil» por Gabriel García Márquez.

Leave a Comment

 

↑ RETOUR EN HAUT ↑