La plica de Balbino, el viejo

laplica

Gonzalo de Guzmán, pícaro y buscavidas, deambula por la España del siglo XVII de amo en amo, en la mejor tradición de la literatura del siglo de Oro español. Ya entrado en años se pondrá al servicio de Balbino, un hermético herborista, y sentará por escrito todas sus andanzas.

Tal es el punto de partida de La plica de Balbino el viejo, novela estructurada en tres partes, El manuscrito, el hallazgo y la búsqueda; auque el arranque e hilo conductor será la investigación a la que se ve abocado en nuestros días Fernando Guzmán, tras la misteriosa muerte de su hermano y el hallazgo del manuscrito, que parece contener la clave de un secreto de enormes dimensiones.

Originalmente publicada en forma de trilogía, La plica de Balbino el viejo esté escrita en tres estilos bien distintos. El manuscrito, redactado por Gonzalo de Guzmán, tiene el estilo propio de los documentos del siglo de Oro, mientras que El hallazgo, que se desarrolla en los años ochenta del siglo XX (la actualidad en el momento en que la novela fue concebida) está escrito con el estilo propio de nuestros días. La tercera parte, La búsqueda está ambientada en el futuro y el escritor concibe para ella un tercer estilo, breve y conciso.

Gerardo Muñoz (Melilla 1955), reside en Alicante, es autor de varios libros y para la presente edición de La plica de Balbino el Viejo en Grupo Sirius ha revisado ex profeso el manuscrito, de forma que la novela, sobre todo la ambientada en la actualidad, puede considerarse una versión segunda y distinta.

ANTICIPO:
Unos minutos después, cada uno cogió su monoplaza y se dispusieron a salir del aéreo, guardando un turno riguroso. El aéreo se detuvo suavemente a unos cien metros de altura y la lamparita roja se encendió al tiempo que se abría la robusta portezuela lateral. Long accionó el arranque de su monoplaza y seguidamente los otros cuatro hicieron lo propio. El motor del aparato del periodista cambió su ruido intermitente por un apocado zumbido y Long dio dos zancadas antes de salir al exterior. El cámara le siguió, con los aparatos de filmación bien sujetos en la trasera de su monoplaza. Luego salió del aéreo el profesor Mazursky, con su maletín igualmente atado con dos gruesas correas de cuero en el dorsal del aparato. Justo Montes le guiñó un ojo a Oscar un segundo antes de abandonar tras el biólogo la nave y Oscar se quedó sólo frente a la portezuela abierta, con el miedo del principiante metido hasta los huesos. Desde que se acordó el aterrizaje en Barcelona con monoplazas varios meses antes, por considerarse la manera más segura, Oscar supo que en aquel momento, cuando debiera saltar al vacío, iba a sentir pánico. No se lo confesó a nadie, ni siquiera a Justo, y nadie podía imaginar que todavía quedara un solo hombre que no hubiese montado, al menos una vez en su vida, en un sencillo monoplaza. Oscar lo sabía, y sintió vergüenza. Volvió a mirar el horizonte, ya muy esclarecido por el sol saliente, y comprobó con sus temblorosas manos los cinturones que le mantenían sujeto al asiento. Hizo un último esfuerzo y, diciéndose que aquella situación era ridícula, agarró con firmeza los mandos salientes de los brazos del asiento, corrió los dos metros que le separaban de la portezuela y, cuando abrió los ojos nuevamente, se halló ya a muchos metros del aéreo. Comprobó que efectivamente el manejo de aquel artefacto era tan sencillo como le había indicado el monitor y, moviendo suavemente los manillares que había a cada lado, los dos motores traseros aumentaron sus revoluciones hasta alcanzar el monoplaza de Justo Montes.

Oscar se entretuvo contemplando la panorámica tan irreal que desde su posición se podía apreciar. La enorme ciudad que un día fuera la primera en extensión de toda la península, estaba a sus pies, mostrándole sus casas y monumentos derruidos. A lo lejos, frente a Oscar, se llegaba a vislumbrar la tímida vegetación que renacía en la falda y terrenos adyacentes a un monte, siglo y medio después de que cayera el único misil que precedió a las dos bombas gemelas que explosionaron en el cielo, seguramente cerca de donde se hallaba entonces el aéreo, y que dejaron caer sobre la urbe, como una terrible lluvia de muerte, sus cargamentos bacteriológicos. A la izquierda, Oscar observó el puerto, que un día fuera el segundo en importancia del Mediterráneo, y que entonces se hallaba con las grúas desmanteladas y los almacenes semiderruidos. Todo estaba en el más completo abandono o, por lo menos, eso fue lo que le pareció a Oscar desde su vista de pájaro y al no divisar a nadie andando por las calles y avenidas.

Suavemente los monoplazas fueron perdiendo altura y acercándose a una plaza rodeada por vetustos edificios de tejados derrumbados y fachadas ennegrecidas. Cuando Oscar aceleró el motor posterior para que sus pies pudieran posarse sin dificultad en el suelo de aquella plaza, los demás componentes de la expedición ya habían aterrizado y se habían desmontado de sus respectivos monoplazas.

—Aquel edificio puede servimos para esconder los aparatos –dijo Long, señalando una casa que formaba una de las cuatro esquinas de la plaza y cercana a una de las estrechas calles de acceso.

Los cinco hombres cargaron con los ligeros monoplazas y se dirigieron hacia el lugar señalado, observando con detenimiento y curiosidad los balcones, ventanas y puertas de cada fachada. Oscar adivinó la instalación de un bar en una de las viviendas, en los bajos, pues, a pesar de que todos los muebles habían desaparecido del interior y del lugar señalado en la acera con pintura blanca para indicar los límites a ocupar por las mesas y sillas de ese establecimiento, una pequeña y mohosa placa empotrada en la entrada, a especie de chapa gigante de refresco, así lo denunciaba.

Se introdujeron en el edificio y todos se llevaron al mismo tiempo una mano a la nariz para tapársela. El olor que allí había era poco menos que insoportable. Long bajó las escaleras que había al fondo del portal y un momento después les avisó para que le siguieran. Oscar volvió a cargarse su monoplaza sobre el hombro y siguió a sus compañeros hasta un sótano húmedo y pestilente, iluminado escasamente por la luz que entraba por una ventana de gruesos barrotes de hierro que había al nivel del suelo de la plaza. De pronto, los cinco hombres sintieron un ruido producido por algo o alguien en la esquina más lúgrube del sótano y, al instante, vieron a una rata, de tamaño considerable, atravesar corriendo la habitación hasta ganar la escalera.

—¡Por todos los demonios! –exclamó el cámara–. Era tan grande como una ardilla.

Long intentó abrir una puerta de madera que había en la pared del fondo, pero se vio obligado a emplear su pistola láser para deshacer la cerradura. Allí adentro la oscuridad era casi completa y apenas si se veían. Había varios objetos almacenados y en seguida adivinaron que se trataba de un cuarto trastero que debieron utilizar los vecinos de aquella vivienda.

—Este es un buen lugar –dijo Long.

Cada cual dejó su monoplaza en un rincón de aquella estancia y al poco salieron de nuevo a la plaza. Long sacó el plano de la ciudad y lo plegó por la parte que abarcaba la plaza y sus alrededores.

—La biblioteca está aquí –dijo señalando una crucecita roja–. Así que debemos ir por aquella calle, hacia el puerto.

El cámara se dispuso a filmar unos planos de la plaza y Oscar le reprochó nervioso:

—En vez de perder el tiempo y retrasarnos, debería vigilar empuñando su pistola.

El cámara miró a Long y éste hizo un gesto afirmativo. De inmediato la filmadora volvió a la mochila que el reportero llevaba a su espalda y continuaron los cinco andando, cada uno mirando hacia un lugar diferente, expectantes y con las pistolas desenfundadas.

Llegaron a un paseo y continuaron caminando por el centro del mismo sin dejar de vigilar el entorno. Recorridos algo más de treinta metros, el ruido producido por una ventana al cerrarse bruscamente rompió el tenso silencio. Los cinco expedicionarios apuntaron sus armas al unísono hacia ese lugar pero el marco de madera sin cristal quedó quieto y no se veía a nadie detrás suyo.

—Siento como si mil ojos nos estuvieran observando –murmuró Justo.

—Vamos, démonos prisa –dijo Oscar.

—Sigan ustedes, yo iré hacia arriba –dijo Mazursky señalando con su mano la dirección opuesta a la que seguían–. Quiero tomar unas muestras y yendo con ustedes sólo les ocasionaré trastornos.

—No lo creo conveniente –dijo Justo.

—Se perderá –añadió Long.

—No se preocupen, no me alejaré mucho y estaré en la plaza de vuelta para cuando regresen.

—Esta bien –dijo Oscar–. Pero manténgase atento y no enfunde el arma. Al menor peligro dispare una bengala, ¿de acuerdo? .

—De acuerdo.

—Antes de las diecinueve huts debe estar en el lugar donde hemos guardado los monoplazas. De lo contrario se quedará en tierra.

—No pase cuidado, ahí estaré.

El profesor dio la vuelta y emprendió el camino hacia el noroeste con su maletín cargado a modo de mochila sobre su espalda encorvada. Los cuatro expedicionarios restantes continuaron su andadura por el paso hasta llegar a una travesía lindante a un edificio alto, de unas veinte plantas, pero que se hallaba completamente desnudo de cristales, metales y madera. Semejaba una obra a medio terminar, con los grandes ventanales abiertos en las fachadas como heridas sin cicatrizar.

Llevaban recorridos algo más de diez metros por esa calle y en dirección norte, cuando de improviso los cuatro hombres dieron un respingo al oír un chillido de animal herido. El susto fue morrocotudo y a Oscar a poco si le ocasiona el segundo paro cardíaco de su vida. Otearon la azotea de una edificación de tres pisos, a la derecha, y desde la cual había asomada una criatura que, a simple vista, parecía tener dos cuerpos unidos, pues su anchura era exagerada. Se subió a la barandilla y volvió a chillar mostrando su cabeza deforme y su tronco formado por la fusión de dos gemelos.

—Es un diplopago –dijo Long.

compra en casa del libro Compra en Amazon La plica de Balbino, el viejo
Interplanetaria

59 Opiniones

Escribe un comentario

  • braulio
    on

    Aunque parezca un poco ladrillo de lo mejorcito que he leído últimamente.

    Ni siquiera parece español.

  • Alberto
    on

    Yo solo he leído “El fantasma de Lucentum”, pero me pareció una nobela de terror excelente. De lo mejorcito que he leído del género.

  • Prudente
    on

    La he terminado de leer, y creo que es de lo mejor que se ha editado últimamente.

    Sorpresa tras sorpresa en sus distintas partes.

    Parece mentira que gerardo Muñoz no esté entre los autores conocidos del género.

    Un saludo

    Prudente

  • por fin
    on

    esta novela tiene mucha fama entre los fans, pero casi nadie la ha leido. Ya era hora de que la volvieran a sacar y pudieramos leerla, porque no había dios que la encontrase

  • Beltr
    on

    La leí hace años por separado, en tres partes, y me pareció maravillosa. La perdí al dejársela a los amigos y llevaba mucho tiempo buscándola, en vano. Ahora acabo de comprar esta reedición y aunque tengo entendido que el autor ha cambiado algo la segunda parte, la leeré de nuevo con ganas. También leí hace años otra novela de Gerardo Muñoz, de terror, titulada El fantasma de Lucentum, y me gustó muchísimo, pero me la prestaron y tampoco la tengo. La he buscado y tampoco la he encontrado, ¿sabe alguien cómo encontrarla o de qué editorial era?

    Saludos

  • Miguel
    on

    La novela de terror de Gerardo Muñoz, El fantasma de Lucentum fue publicada por una editorial de Barcelona que creo ya ha desaparecido, Acervo. Por el buscador google he encontrado la página oficial del autor en la que la mencionan, aunque no sé cómo conseguirla. No la he leído pero me han hablado muy bien de ella. También por la Red he averiguado que Gerardo Muñoz ha sacado hace poco otra novela de fantasía titulada A la cuna del sol divino. La he encontrado en la página de una editorial muy pequeña. He encargado que me la manden.

  • Mayte
    on

    ¿Puedo decir sin que nadie me linche que esta novela me ha gustado casi tanto como El señor de los anillos. Perdón por anticipado. Ya sé que se trata de un escritor español, del que además no he leído nada antes y tal vez haya sonado la flauta de casualidad, aunque me cuesta mucho creerlo. Que nadie se moleste, por favor, pero no conozco a ningún escritor de habla hispana que haya escrito una novela de fantasía superior a ésta.

  • Elena
    on

    He leido en otro foro que la revista Galaxia va a sacar en su número de Marzo un artículo con las 7 mejores novelas de la ciencia ficción española

    ¿Estará La Plica?

    ¿Cuales serán las otras?

  • Marcela
    on

    No conozco esta revista. He preguntado por ella en algunos quioscos y no la tienen. Es que hay que comprarla en librerías especializadas?

    Por cierto, tampoco he encontrado este libro, aunque seguiré buscándolo, para ver si es tan bueno como decís.

  • oscar
    on

    Hola,

    la revista Galaxia sale en Marzo (vamos, este lunes) y estará disponible en kiosokos y librerías especializadas.

    Y La Plica la puedes encotrar en cualquier librería, ayer mismo la vi en la casa del libro.

  • A. L
    on

    Acerbo no ha desaparecido, aunque sus ediciones no son muy recomendables por lo mutiladas que suelen estar.

  • Beltr
    on

    ¿Qué editorial es esa que ha publicado A la cuna del sol divino? No la encuentro en la Red. Dáme su dirección si la tienes, por favor.

    Un saludo.

  • miguel
    on

    Es muy sencillo. Entrecomillas el título en cualquier buscador y te sale. Se llama ECU y su dirección es http://www.editorial-club-universitario.es

    Tienen muy pocos libros de fantasía y ciencia-ficción. Ya veremos cuando me mandan el libro.

  • yomismo
    on

    Pues me alegro de que sea español, aunque la ci-fi si es buena que sea de donde sea.

    Una novela extraordinaria, mi voto por ella.

    Para otros, yo la compre en la Casa del Libro.

    Un saludo

  • Jes
    on

    ¿Eres tú el mismo Miguelón que está buscando El fantasma de Lucentum en el foro de cyberdark? Tanto si lo eres como si no, me gustaría que me avisaras cuando la encuentres, pareces un tío muy hábil buscando por la Red.

    Gracias por anticipado.

  • Mayte
    on

    He visto esta web y ademas de parecerme caro el libro me da algo de palo comprar por internet, prefiero hacerlo directamente y al contado en una libreria o quiosko. Voy a ver si doy con el y sino ya veré.

    Tambien estoy interesada en ese libro de terror del que hablais, asi que si al fin sabeis donde dar con el lo decis, vale?

  • Lugones
    on

    Pregunta en una librería de confianza que ellos te pueden encargar el libro.

  • Marcela
    on

    He ojeado el libro y la verdad es que asusta un poco. Sobretodo los primeros capitulos, escritos en un lenguaje antiguo. No se, ademas es un poco carillo. De veras es tan bueno?

  • Jes
    on

    Si te gusta la buena literatura seguro que te gustará. Que no te asuste el estilo de los primeros capítulos, que son además los mejores. Es como si leyeras a los clasicos de la Edad de Oro y te acostumbrarás enseguida. Además es precisamente eso lo que le da tanta originalidad a esta novela. A mí por lo menos es una de las cosas que más me han sorprendido y gustado.

  • beltr
    on

    Muchas gracias por la información. Ya la he pedido. Sigo buscando El fantasma de Lucentum, quien primero de con ella, que avise.

  • beltr
    on

    La gracias iban para ti, Miguel, por lo de A la cuna del sol divino. Perdona.

  • Jorge
    on

    Bueno, parece que tengo que dar una buena noticia.

    He hablado con el autor y puedo afirmaros que Transversal (sello editorial de Equipo Sirius) reeditará El Fantasma de Lucentum.

    Habrá que esperar unos meses, pero saldrá.

    Por otra parte gracias por vuestras buenas opiniones sobre La Plica

    Un saludo

    Jorge

  • Kobal
    on

    Me ha impresionado esta novela. La compré casi a ciegas al no conocer al autor, pero me lo he pasado muy bien leyendola. No creia que hubiera escritores españoles que hicieran novelas de fantasía tan buenas.

    Por esta web, veo que tiene otras novelas escritas y que ni siquiera esta es nueva, que ya fue publicada hace tiempo, pero no lo sabía. Es más, me alegro, así podré leer algo más suyo. Espero.

  • Marylin
    on

    ¿Alguien puede decirme donde puedo comprarlo en Tenerife?

  • Miguel
    on

    Muy buena noticia, si señor, aunque me temo que habrá que esperar bastante tiempo. Supongo que una cosa es decirlo y otra hacerlo, no?

  • Marcela
    on

    Vale, te he hecho caso y lo he comprado. Ahora ya veremos. Cuando lo haya terminado te diré que me ha parecido.

  • knut
    on

    Me resulta definir esta novela. Aunque tiene una parte claramente final de ciencia ficción y algo de fantasía en los primeros capítulos, no sabría encuadrarla en ninguno estilo concreto.

    Me ha sorprendido y me lo he pasado muy bien leyendola.

  • Jes
    on

    Enhorabuena. Estoy deseando que salga.

  • Miguelkian
    on

    Lo he visto en la libreria Lemus en la Laguna. Tenian un monton de ejemplares asi que no pienso que sea un problema de encontrar en otras librerias.

  • Macali
    on

    Una obra maestra de la literatura fantástica española, por su originalidad y excelente estilo. ¿Hay alguna novela de fantasía española superior a ésta? Yo no lo conozco.

  • sarai
    on

    Para mi gusto es una novela muy entretenida, original y arriesgada en el estilo. Una obra excelente y muy recomendable

  • marye
    on

    Me ha gustado mucho este libro. Me he divertido leyendolo y me ha parecido muy bien documentado, sobretodo en el estilo lingüístico.

  • Monique
    on

    No conocía al autor pero me alegro de haber comprado este libro. Muy original y entretenido. Estoy deseando leer algo más de este mismo novelista.

  • Monique
    on

    Me gustaría mucho leer esta novela de terror de la que estais hablando, así que a ver si la tenemos pronto en las librerías.

  • jose luis
    on

    No creo necesario que te disculpes porque no te guste El tostón de los anillos. Yo no puedo con él tampoco. En cuanto a la novela de Muñoz, da exactamente igual que sea español ¿qué importa si te ha gustado la novela? A mí tembién me ha gustado bastante, salvo la primera parte, la picaresca que en algunos momentos resulta un pelín pesada.

  • lestat
    on

    Leer una obra tan completa, entretenida y digna de un autor español me reafirma en la idea de que tenemos mucho que ofrecer en este genero, mi enhorabuena para el autor y el editor que se ha atrevido.Muy buena.

  • forever
    on

    Muy buena esta novela. Me ha gustado mucho y he disfrutado sobretodo con la primera parte, que nada tiene que envidiar a las mejores obras clásicas.

  • modern
    on

    Sencillamente: GENIAL.

  • Carlos
    on

    Totalmente de acuerdo: GENIAL

  • JJ
    on

    Verdaderamente es una obra genial.

    Ahora sólo me falta saber cuándo se publicará esa novela de terror de este mismo autor que he leído más abajo que están dispuestos a editar. ¿Será pronto?

  • JJ
    on

    ¿Es que nadie contesta aquí?

    HOLAAAA. ¿Hay alguien ahí?

  • Alberto
    on

    La editorial,acaba de anunciar que ha adquirido los derechos, así que como poco serán varios meses hasta que salga.

  • Mary
    on

    Estoy de acuerdo, es una obra genial, muy entretenida y excelentemente bien escrita, con un estilo, sobre todo al principio, que me ha encantado.

  • Mary
    on

    Ah, también estoy muy interesada en saber lo que pasa con esa novela de terror de la que hablais. Espero que tengamos noticias pronto.

  • Marcela
    on

    Ya la he leído y tengo que decir que me ha gustado mucho, aunque tal vez no tanto como aquí se dice de genial. Es buena, muy buena, original, pero tampoco hay que pasarse.

  • V
    on

    En mi opinión, esta novela no tiene nada que envidiar a las mejores obras de fantasía, incluidas las extranjeras. MARAVILLOSA.

  • Mork
    on

    Mejor incluso que la mayoría de los americanos. Una novela de fantasía FANTASTICA.

  • Ymir
    on

    Es una buena novela y es cierto que no tiene nada que envidiar a las estadounidenses, aunque sería bueno que abandonasemos ese complejo de inferioridad de compararnos con unos y con otros.

    Pero tampoco hay que exagerar. No es una obra maestra. Le sobra volumen. Es de lo mejor que he visto publicado en cifi en los últimos años, pero tampoco conviene desorbitar su calidad porque podemos luego defraudar a gente que la compre pensando que es la octava maravilla. Es un buen libro.

  • ozu
    on

    A diferencia de otros foros que se dan argumentos más que interesantes, en este, de 50 mensajes no menos de 20 son simples elogios sin más argumentos que "maravilloso" "GENIAL" "sublime"…

    Lo cierto es que el libro me llama la atención, pero estos comentarios empiezan a echarme para atrás en lugar de convencerme

  • Beltr
    on

    Bien, bien, tienes razón Ozu, pero creo que sólo en parte. A mí me parece, y por lo que se ve también a más gente, que estos foros no son los sitios adecuados para críticas y debates demasiado profundos, por cuanto pueden tirar para atras, o aburrir, a la mayoría de los curiosos. Pero ya que estás inquieto por saber algo más "serio" por esta novela, te diré que yo la leí hace años por separado cuando se publicó como trilogía y que considero es esta una mejor forma para el lector, que esta otra más nueva, por cuanto no resulta tan voluminosa.

    La primera parte está escrito en un estilo de castellano que nada tiene que ver con lo hasta ahora leído por mí en una novela de este género. Es decir, su originalidad está asegurada. La segunda parte, sin llegar a ser lovecraftiana, como dice su publicidad, sí que es una novela de intriga en toda regla, tan recomendable como puede ser cualquier otra de este género. Y en cuanto a la última, para mi gusto la menos conseguida, es una novela de ciencia-ficción al uso, de un nivel no obstante muy aceptable.

    Es decir que, en su conjunto, se trata de una obra completa, original y entretenida. ¿Qué más se puede pedir? ¿Que sea americano? No creo que sea esa la falta, ¿verdad? A estas alturas creo que estamos de acuerdo en que lo de no ser español ya no es tanto handicap en la literatura de género española. ¿O no?

  • Jes
    on

    Estoy de acuerdo con la opinión de Beltrán, como casi siempre, y sólo voy a añadir una cosa: desde que la "descubrí" me gusta visitar regularmente esta web, aunque no intervenga mucho en sus foros. Me parece un sitio serio, profesional, en el que se facilita bastante información y no se entra en la dinámica de foros-debates de portería o patios de colegio. Para eso hay otras web mucho más "exitosas" por el número de visitas que reciben, de gente tan "seria" que plantea cosas tales como "¿por qué se ha dejado bigote Aznar?", y cuyos administradores actúan como Grandes Hermanos, vigilando para que su mundillo de cyberjuguete no deje de ser un Mundo Perfecto, censurando a quienes expresan opiniones serias y críticas. Y sí, Ozu, estoy hablando de Cyberdark. ¿Es ese el sitio donde se vierten "argumentos más que interesantes"? Pues ya sabes.

  • cYbErDaRk
    on

    Sigues con tus problemas mentales, ¿eh Jesús? Si en el fondo te molesta que no te deje entrar :)

  • Jes
    on

    Qué pena me das, Torquemadín de broma. No sé si no me dejas entrar, pero te repito lo que ya te dije y naturalmente no has querido sacar en tu mundito de juguete: las IP están dejando de ser fijas y, en cambio, empiezan a ser dinámicas. O sea que cada vez un ordenador determinado contactará con tu Mundo Perfecto a través de una IP diferente. De modo que no podrás controlar a quien quieres que entre y a quien no. Por mucho que quieras y mucho que te quejes a Némesys. ¿Estamos? Así que no digas tonterías, que si quisiera, entraría cuando quisiera en tu juguete. Como ya he hecho todas las veces que he querido y seguiré haciéndolo. Tontorrón. ¿O quién te crees que es Veritas? ¿Verdad?

  • Malatesta
    on

    ¡Qué bien! ¡Por fin un foro donde expresar con contundencia y libertad mis opiniones sin que vengan unos torpes censores a borrarme mensajes o, directamente expulsarme! Como ocurre en cierta web de éxito.

    Así que apelando a mi libertad de expresión y ansia de conocimiento, debo preguntar, ¿la J de Jesús de J… es de JILIPOLLAS?

    Espero alguna aclaración, porque….

  • prudente
    on

    Si el Top de las visitas es cierta, que no lo dudo, la editorial se va a forrar, y el autor también.

    En serio, es verdad lo que dice Beltrán: me gustó el leerla por su originalidad, poruqe he leido una novela fantástica de Fantasía, con tres estilos distintos y con una trama muy bien hilada a los largo de muchos siglos. Los personajes son creíbles, los ambientes igualmente. En fin, que si que me parece genial.

    PD: porfa, los problemas pendientes entre algunos debían resolverse en otro sitio ¿no?

  • Thor
    on

    Estoy de acuerdo con lo de los problemas pendientes. Cuestionar a los gestores de otra web aquí es un poco… salido de tono. Espero que los gestores de interplanetaria y cyberdark estén en buenas relaciones. :-)

  • Kromwel
    on

    Muy buena esta novela. Me ha sorprendido mucho. No sera la mejor de las que he leido pero si la mejor escrita por un español. Espero que Galaxia siga aconsejando obras como esta.

  • Caesar
    on

    Demasiadas, en mi curro, en el autobús, en la TV deberían estar hablando del libro.. Y como que no, ni mis amigos, ni mi gente, lectora empedernida, me ha sabido dar cuentas de las bondades porque no la han leído. Esa discordancia es un buen motivo para no comprar.

  • lupi
    on

    Me ha resultado curioso el título del post.

    No entiendo porqué ser español es una lástima. La mejor obra que he leído en mucho tiempo es "La Esfera Negra" y también es de un español, un tal nosequé Trigo (Daniel, Ismael, Manuel, Miguel o algo así, creo).

    Esa de "La plica" me la apunto para un futuro próximo.

Leave a Comment

 

↑ RETOUR EN HAUT ↑