Las encantadas

melvilleencantadas

Los diez fragmentos descriptivos de las islas Galápagos, en Ecuador, que integran Las Encantadas, son una colección de relatos sui generis, dentro de la narrativa breve de Melville. «Pensad en veinticinco montones de ceniza diseminados, aquí y allá, por un solar de las afueras de la ciudad; imaginad que algunos son tan grandes como montañas y que el descampado es el mar, y tendréis una idea exacta de la apariencia general de Las Encantadas. Éstas son, más bien, un grupo de volcanes extintos que de islas, y su aspecto es muy parecido al que tendría el mundo tras haber soportado el castigo de una gran conflagración. Ningún lugar en el mundo puede compararse, por su desolación, con este archipiélago. Sus islas son como antiguos cementerios abandonados, como viejas ciudades que poco a poco se transforman en ruinas y que resultan absolutamente melancólicas; sin embargo, como todo lo que alguna vez estuvo asociado a la humanidad, siguen Evocándonos ciertas sensaciones, por tristes que sean. De ahí que hasta el Mar Muerto, además de cualquier otra emoción que pudiera inspirar, no deja de provocar en el peregrino algunos de los sentimientos más gratos…»
Herman Melville (1819-1891) no había cumplido aún los veinte años cuando su espíritu aventurero lo llevó a embarcarse rumbo a las islas del Pacífico Sur, viajes que inspiraron sus primeras obras: Taipi, un edén canibal (1846, El Club Diógenes, 143), Omoo (1847), Mardi (1849) y Redburn (1849). Tras el enorme esfuerzo de redacción de su obra maestra Moby Dick (1851), Melville inicia la escritura de una serie de relatos, entre los que se encuentran dos de los más aclamados:Bartleby, el escribiente (CD, 126) y Benito Cereno (CD, 266), que reuniría en 1856 bajo el título de The Piazza Tales.
Las Encantadas forma parte de esta colección. Redactada en una serie de diez scketchs, Las Encantadas (1854) va más allá de una mera descripción geográfica de las Islas Galápagos, de su rica fauna y de su extraordinaria historia, para transformarse ante los ojos del lector en un paisaje literario, poético e incluso mítico. El primer sketch contiene una descripción de las islas; en el segundo el narrador anónimo reflexiona sobre su encuentro con unas centenarias tortugas galápagos; el quinto nos relata el descubrimiento de un buque fantasma por parte del USS Essex, durante la guerra de 1812. Los últimos sketchs describen las distintas islas del archipiélago y su historia: refugio de bucaneros, hogar de personajes solitarios… La presente edición incluye el Diario de viaje por Europa y Oriente, publicado póstumamente, donde Melville nos cuenta las vivencias del viaje que emprendió en 1856 por Italia, Grecia, Turquía y Tierra Santa. .

compra en casa del libro Compra en Amazon Las encantadas
Interplanetaria

4 Opiniones

Escribe un comentario

  • Palmira
    on

    He descubierto la existencia de este libro gracias a Interplanetaria y se lo agradezco mucho al responsable de incluirlo en la página, se trata de una auténtica joya: las impresiones de Melville sobre las islas galápagos. Debe de haber pocos lugares en el mundo que hayan causado impresiones tan profundas a quienes lo han visitado.

    No sé cuando tendré tiempo para leer el libro como se merece, y eso que no es largo pero el tiempo de que dispongo es incluso más breve. Tampoco sé cuando podré viajar a las Galápagos, las islas encantadas, pero ese viaje lo haré algún día, sin duda. Y aprovecharé para darme una vuelta por la isla de Pascua, que no anda lejos de allí y es otro de los lugares mágicos del planeta que no me pienso perder.

    Gracias por el descubrimiento, Interplanetaria.

  • Frau Hesselius
    on

    Yo seguía esperando a que hicieras tu comentario, pero por azar me encontré un día sentado en la terraza del café de una pequeña galería de arte que se llama Las Encantadas, así, en castellano. Digo en castellano porque se halla en una antigua bastida francesa, la de Monflanquin, relativamente cerca de Bergerac. Y entonces recordé el libro de Melville que tú ibas a leer.

    Es una joyita. La edición que han hecho los de la editorial Artemisa, de La Laguna; el prólogo de Francisco León y los textos que preparó Melville para lectores de prensa, muchos años después de haber visitado las islas embrujadas. El libro te lo lees en tres horas, incluso con llamadas de teléfono por medio, no más, gracias al talento narrativo del autor.

  • Palmira
    on

    El libro lo presté y… ya te imaginas: en paradero desconocido. Quien sabe cuando volverá a casa el pobre. Seguro que a Homero la idea de que Ulises tardara diez años en regresar la tuvo al ver el tiempo que tardaban en devolverle un libro prestado.

    De todas formas los libros sobre viajes me gusta leerlos durante un viaje, así que quizá Las encantadas vuelvan a mis manos antes de que pueda planear hacer un viaje a las encantadas.

  • Frau Hesselius
    on

    Encantada de volver a leerte. Creí que habías olvidado tu contraseña o algo así.

    Pues que te lo devuelvan, que merece la pena.

    Un saludo.

Leave a Comment

 

↑ RETOUR EN HAUT ↑