Los días de Birmania

diasbirmania

Género :


El más que consagrado escritor George Orwell, escribió esta novela, como hizo con otras muchas como Homenaje a Cataluña, basándose en las situaciones que él mismo vio en sus viajes o como en Rebelión en Rebelión en la granja, gracias a sus conocimientos de historia. Durante siete años de su vida George Orwell formó parte de la policía de Birmania y de su conocimiento del país y su experiencia salió esta novela casi desconocida.

La vida en la pequeña colonia británica en la villa birmana de Kyauktada discurre entre el calor sofocante, los interminables aperitivos alcohólicos en el club inglés y las intrigas pueblerinas. No obstante, la simpatía de Flory (representante de una empresa maderera) hacia los nativos parece crear cierta intranquilidad entre sus compatriotas. El rico y corrupto submagistrado local, U Po King, intentará sacar provecho de esta circunstancia en su propio beneficio. Inesperadamente, una encantadora y caprichosa joven, Miss Lackersteen, se incorpora a la comunidad y todo comienza a tambalearse.

compra en casa del libro Compra en Amazon Los días de Birmania
Interplanetaria

4 Opiniones

Escribe un comentario

  • lun
    on

    Fue el segundo libro de Orwell y parte de él, de sus personajes y de las situaciones, están basados en vivencias del autor. No es de las obras más conocidas de este escritor, pero merece la pena. La historia la escribió Orwell durante el tiempo que permaneció en Bimania como policía y narra la vida de los ocupantes de una colonia inglesa en el país. El libro es un alegato contra el imperialismo británico y las costumbres de los ingleses.

  • pablo
    on

    porfaa pongan partes de este libro ke sean del mundo fantastico de los mundos creados por la literatura…

    Gracias ::)

  • DAG
    on

    ¡Toda una experiencia!, redescubrir al Orwell novelista y paladear la intensa complejidad de caracteres en los personajes principales de la novela, con sus más defectos que virtudes, con su humanidad anti-heroica que les hace tan verosímiles (tengo entendido que muchos se basan en personas reales que el autor conoció, de hecho, en el tiempo que estuvo como policía imperial británico en Birmania) y con su capacidad para incitarnos a reflexionar acerca de nosotros mismos como individuos formando parte de un sistema social injusto y manifiestamente mejorable con tan sólo un poco menos de autocomplacencia.

    Egoismo, racismo, cortedad de miras… se asoman en estas páginas a través del ramillete de personas que deambulan por el enclave birmano de Kyauktada, perpetuando la inoperancia del sistema establecido en aquel oriente de finales del colonialismo (años veinte) de arrogantes europeos y serviles nativos pero también con excepciones en ambos bandos que iluminan un futuro siempre prometedor aunque, desgraciadamente, también siempre pendiente de cumplirse. Una novela que es un mosaico de pequeños anhelos individuales que en ocasiones se realizan y en otras no pero que nunca alcanzan a colmar de felicidad o satisfacción esos recipientes de diversa capacidad que somos las personas y que aquí se nos muestran en un entorno agobiante al cual se adaptan con distinta fortuna y entusiasmo desnudándose para dejarnos ver, en definitiva, su verdadera esencia.

    Podríamos destacar el ritmo narrativo y la acertada mezcla entre aliento poético y garra aventurera, con amor, suspense, intriga, etc; así como la fantástica capacidad de Orwell para sugerir con símbolos recurrentes todo un universo de significación profunda (el club, casi un personaje en sí mismo, como un nirvana occidental para los nativos y un simple y rutinario vínculo con la patria para los británicos; el maidan, utilizado para solaz del hombre blanco pero aquí descuidado, separando el club del río Irrawaddy, frontera simbólica oriente-occidente; la marca grisácea en la cara de Flory, que desaparece al final, sombra siempre al acecho del loable inconformismo y espíritu crítico del personaje principal y a la vez más complejo y rico en matices de la novela; la lluvia, cayendo torrencial para desvelarnos el definitivo resultado del drama etc.) La burocracia y la corrupción e incompetencia que ésta genera y lo manipulables que son las masas y los malos gobiernos ( Mr. McGregor contemporizador e influenciable y U-Po-Kyin, organizador de motines beneficiosos para sus intereses), lo interesado y voluble que puede ser el amor o la admiración ( Ms Lackersteen intercambiando a Flory y Verrall con su tía haciendo de alcahueta), las divisiones sociales (Dr Veraswami y U-Po-Kyin tratando de ser admitidos en el club de blancos para ser en él, tal vez, los últimos de la fila pero sin que esto les importe), los roles de los hombres y de las mujeres, tanto entre los occidentales como entre los orientales, etc son temas de trasfondo social muy evidentes en la novela pero que aún hoy permanecen vigentes haciendo que ésta obra sea tan recomendable y digna de alabanza ahora como la que más.

    Qué pena que te murieras tan joven, George Orwell, porque podrías haber escrito muchas más fantásticas obras para nuestro deleite y reflexión, pero bueno, aquí está «Los Días De Birmania»,¡saboreadla!.

  • anegarci
    on

    La vida en la pequeña colonia británica en la villa birmana de Kyauktada discurre entre el calor sofocante, los interminables aperitivos alcohólicos en el club inglés y las intrigas pueblerinas. No obstante, la simpatía de Flory (representante de una empresa maderera) hacia los nativos parece crear cierta intranquilidad entre sus compatriotas.

    regalos originales

Leave a Comment

 

↑ RETOUR EN HAUT ↑