Máscaras de Matar

Mascaras

Los Seis Dedos, así es como llaman sus habitantes a las tierras situadas entre la cordillera del Bal Bartán y las grandes llanuras orientales, y nadie sabe a ciencia cierta el origen de tal nombre. Unos dicen que se debe a las seis regiones que los forman, y otros que a los seis pueblos que los habitan, pero ambas explicaciones son, con toda seguridad, falsas.

Una gran inquietud atraviesa esos territorios, pues a oriente se ha levantado un enorme ejército dispuesto a avanzar a sangre y fuego sobre ellos. Y a la cabeza del mismo marcha el Cufa Sabut, una máscara temible que ha resurgido del pasado como una pesadilla de odio.

Corocota, uno de los protagonistas, recibe la misión de salir en persecución de la bruja Tuga Tursa, culpable de haber incendiado un santuario, y tanto él como sus amigos, en el curso de la persecución, se verán arrastrados a la guerra que se cierne sobre el territorio. En el transcurso de su periplo, se les irán sumando, o cruzando, personajes de lo más diverso, amigos y enemigos, hasta componer una imagen del mosaico de pueblos y seres fantásticos que forman los Seis Dedos.

ANTICIPO:
Me extravié en una de las partes más salvajes y despobladas, y durante dos días anduve dando vueltas y revueltas, maldiciéndome a cada paso por no haber buscado guías. En ese tiempo, pude escuchar los tambores de las brujas, resonando en la hondura de sus pinares, y vi a lo lejos caseríos que colgaban de los riscos como nidos de golondrinas: las fortalezas de ferales manamaragas, tan pequeños como feroces. En cierta ocasión descubrí el rastro de una bicha, impreso en el barro junto a un arroyo. Pero, hasta el tercer día, no me crucé con ser humano alguno.

Me había detenido a media mañana junto a un manantial, en una quebrada boscosa, a refrescarme y estudiar las señales colocada junto al venero. Fue entonces cuando oí cómo alguien bajaba por la senda. Quien fuese, lo hacía con despreocupación, apartando malezas y haciendo rodar los guijarros cuesta abajo, con los andares del que confía en sí mismo. Y recuerdo que, en ese momento, sentí el roce de la envidia ante tal demostración de seguridad.

Me senté junto a la fuente, apoyando la espalda contra la roca y manteniendo la espalda envainada sobre las rodillas, listo para luchar; porque un encuentro al borde del camino siempre es incierto en las Tierras Altas.

Por el sendero llegó una mujer tan alta como yo, con una musculatura de luchador. Se cubría con una caprichosa medio armadura gorgota de cuero —un hombro cubierto por hombreras y el otro no, un muslo protegido y el otro desnudo, etc.— y con un barroco casco cerrado que le dejaba la boca al descubierto. Entre las manos llevaba una red plegada y tres esbeltos dardos con puntas erizadas de espolones. Al verme se detuvo en seco, en una postura que recordaba a la de una araña al acecho. Pero no tuve necesidad de ver eso último para saber que había tenido la mala suerte de toparme con una mujer tarántula.

Así estuvimos unos instantes: yo sentado y con las manos sobre la espada, y ella a unos pasos, observándome. Luego, con lentitud, comenzó a aproximarse. Sus movimientos eran rítmicos y precisos, dotados de una cadencia que era sugerente y amenazadora a un tiempo, como las parsimoniosas danzas que bailan las mujeres culebras de las montañas. Detuvo su avance a sólo cuatro pasos, y empezó a moverse de un lado a otro, con gestos complejos, hilvanando su hechizo en torno a mí, de la misma forma que una araña teje la tela alrededor de su víctima.

La contemplé deslumbrado. Tenía la boca hermosa, y sus vaivenes acompasados y llenos de fuerza encendían la imaginación. Sentado junto al manantial, con la mano sobre el puño de la espada, entorné los párpados y me dejé acariciar por el hechizo. Los contraluces del bosque moteaban el cuerpo de la mujer araña, sus manos trenzaban dibujos que parecían flotar en el aire y, a cada paso, los músculos se perfilaban en sus muslos morenos…

Estuve a punto de sucumbir a aquel baile embrujado.

—Paz, manamaraga —conseguí articular con gran esfuerzo, y mi voz me sonó ronca a mí mismo.

Se inmovilizó de nuevo. Pero después de unos momentos vino a acuclillarse cerca, en otra de esas posturas que tanto recordaban a la de los arácnidos. Nos miramos en silencio durante largo rato. Se agazapaba totalmente quieta y sin embargo en tensión. Sus músculos jugueteaban bajo la piel oscurecida por el sol, y yo no podía despegar mis ojos de ella. Tal y como ocurre con algunas mujeres así, poseía un extraño atractivo; a pesar de que en su caso podía despedazarme con las manos desnudas, o tal vez por eso mismo, o quizá por ambas razones a un tiempo.

—Dime. ¿Estás de caza? —su voz pareció tañer y sostenerse en mis oídos, porque retazos de su hechizo aún flotaban junto al manantial.

—Estoy detrás de Tuga Tursa —acaricié el pomo de mi espada—. Es una bruja mestiza.

—La conozco. No la encontrarás aquí —noté que, al hablar, tan sólo movía la boca, sin que el menor gesto rompiese su postura.

—Lo sé. Busco a una tal Sagalea, para hablar con ella.

—Ah, esa bruja gorda. Seguro que la encuentras en el mercado de Artam Orata.

—¿Cómo puedo llegar allí?

—Sigue el camino; está a menos de una legua.

—Gracias —meneé la cabeza. Después de dar tantas vueltas, prácticamente perdido, la suerte me había llevado hasta quien buscaba.

—Esa es la máscara de matar de Ansutar —me señaló el rostro, cambiando de golpe de tema.

—¿Ansutar? —la miré atónito—. No es de nadie, porque es una máscara de matar hecha para que la lleve gente lobo. Es cierto que hubo un Ansutar que la llevó, pero eso fue hace mucho tiempo.

—Mucho tiempo, sí —sonrió de repente, confundiéndome aún más—. Usaba esa máscara y cazó muchas cabezas. Pero tú no eres él.

No supe que replicar a esos comentarios tan extraños, así que nada dije. Me limité a seguir acariciando, inseguro, el pomo de mi espada.

—El mercado aún durará —prosiguió, mirándome a los ojos—. No hay ninguna prisa. ¿Vendrás conmigo?

Dicen que las mujeres araña acechan en despoblado, que obran conjuros sobre los hombres y que les atraen a la destrucción. Y es cierto. Pero también debieran hablar sobre cuánto le gusta a la gente coquetear con la muerte. Como hice yo, dejándole tejer su maleficio, y como hicieron tantos otros, que acudieron por su propia voluntad a las cuevas de las mujeres araña, atraídos por sus míticas artes amatorias. Y casi ninguno fue visto nunca más.

—Gracias, no puede ser —rehusé con esfuerzo, sintiendo la boca seca y al tiempo que cerraba la mano sobre la empuñadura de mi acero, presto ya a luchar.

Pero la mujer tarántula no me atacó. Tan sólo se puso en pie y se apartó unos pasos.

—Calavai —dijo lentamente. Y me dio la espalda y se fue.

Completamente desconcertado, observé su espalda acorazada hasta que desapareció tras el follaje.

Luego yo también retomé mi camino. La garganta serpenteaba un trecho hacia arriba, antes de desembocar en un páramo de brezales y rocas grises, salpicado de enebros dispersos, y batido por la solana y un viento ardiente en aquellos momentos. La senda corría entre las matas amarillentas hasta llegar al santuario de Artam Orata, que era visible allá a lo lejos, a unos tres mil metros. Mientras atravesaba aquel páramo, sofocado por los golpes de calor, entre el chirrido de los insectos, no pude por menor que ir dándole vueltas en la cabeza a mi extraño encuentro con la mujer tarántula.

Ahora creo que ella era una mascarena: el soporte físico de una personalidad antigua y plural, en la que se mezcla la suya propia y la de su máscara. Porque había mencionado a Ansutar, un hombre lobo que había cazado cabezas con esa misma máscara de matar, pero doscientos años antes de que yo naciese. Nunca oí que hubiera entrado en las cuevas de las mujeres araña, aunque hacerlo y sobrevivir significaba entrar en las leyendas. Pero ella se había despedido diciendo «calavai», y por eso pienso que fue así.

Porque calavai es una fórmula que emplean en ocasiones las mujeres pandalumes. Cuando el amor debe acabar, porque duele o es imposible, entonces se despiden diciendo calavai, que en falanai, la vieja lengua materna de los pandalumes, significa algo así como «no digas nada y vete». Es una simple palabra, que es como una sentencia y que deja el sabor de las cenizas.

Anduve lentamente a lo largo del sendero, escudriñando los matorrales con un venablo en cada mano, y deteniéndome cada cierto tiempo a otear los alrededores. Aquella mujer tarántula podía cambiar de humor y volver sobre sus pasos para atacarme; y ellas, como su animal epónimo, suelen emboscar a sus presas. Me sentía remiso a luchar con aquella extraña mujer y mi ánimo había decaído por culpa de su melancólica despedida. Quizá se debía a mis propios recuerdos o quizás a los del viejo Ansutar, impregnados en la máscara de matar.

compra en casa del libro Compra en Amazon Máscaras de Matar
Interplanetaria

59 Opiniones

Escribe un comentario

  • Jade
    on

    El mundo que se describe en esta novela es de mucha complejidad y riqueza, y si se trata de retener todos los nombres y castas que aparecen puede hacerse un poco cuesta arriba al principio. Mi consejo es ir leyendo sin miedo, porque tampoco tiene tanta importancia y sí la tiene la acción en sí. A destacar la calidad literaria de la novela, muy superior a la media de lo que este género suele ofrecer.

  • Hannah
    on

    Como en cualquier novela de cf y/o fantasía las descripciones son "casi" solamente un juego de artificio y puesta en escena de la acción en sí. La trama criba por sí misma las situaciones y personajes a seguir.Si hablamos, y esta opinión es personal, de uno de los autores que mejor describen y teniendo en cuenta que la historia está muy currada y engancha hasta el final, lo de leer sin miedo casi ni hace falta decirlo. Fácil de seguir,entretenida, deslumbrante en los detalles, y diferente… algo que se agradece.Resumiendo, merecido premio y no duele el dinero que cuesta. Libro para guardar.

  • Taran
    on

    El autor, como todo el mundo sabe, es uno de los responsables de esta web, así que él podría contestar mejor que nadie. Pero por lo que he leído en alguna declaración, no se la plantea ni tampoco lo descarta. Es una novela autoconclusiva en sí mismo.

  • Marcos T.F
    on

    Hay un especial con entrevista y una crítica realmente buena del escritor Javier Negrete a la novela en http://www.cyberdark.net.

    Merece la pena visitarla.

  • Doctor Lao
    on

    Buena novela, y muy original. Se echa de menos un glosario de términos, además del glosario de personajes. Quizás para una segunda edición habría que considerarlo.

  • Bribuela
    on

    Eso es lo que tiene esta novela.

    Como es natural en las obras tan implicadas en crear un mundo propio, su comienzo obliga a releer páginas anteriores y revisitar la introducción. Pero no son más que unas pocas páginas que pasan rápido mientras la acción pasa de un personaje a otro, un recurso original y muy dinámico que al principio marea y pronto agrada.

    Desde luego, no es la clásica aventura en la que el protagonista debe llevar a buen término una misión, ni tiene la estructura habitual de la mayoría de las novelas. Es más bien la cruda realidad en un mundo de fantasía, donde cualquier personaje puede aparecer o morir de repente, y las misiones empiezan y acaban, cuando acaban, de forma inesperada.

    Y todo ello en un mundo lleno de color y fuerza, junto a una serie de personajes bastante particular, temibles como don Tavarusa, sabios como el maestro Tei o aguerridos como Vivoraz y Palo Vento.

    Si hay algo que reprochar es ese final sin cerrar del todo, aunque cierto es que mantiene la tónica lejos de convenciones artificiales de toda la novela.

    Como en el mundo de los Seis Dedos, que cada una vaya decantando sus simpatías por un feral.

  • Baldur
    on

    Ingenioso lo de coger el nombre de uno de los personajes de la novela. No la he acabado, pero es cierto que no es la típica fantasía, con las ventajas y las desventajas que eso trae. El mundo que plantea es muy atractivo y sobre todo complejo. Aún a riesgo de perderse, se puede encontrar muchas imágenes y sensaciones y eso es algo de agradecer.

  • Sutur
    on

    Leer esta novela reabre el viejo debate sobre el viejo tópico de la fantasía. ¿Es posible ser original aún en la fantasía o todo está escrito? A mi me queda muy claro después de leer Máscaras de Matar que es posible ser original, digan lo que digan los que dicen que todo esta cerrado.

  • C.D.A.
    on

    No he leído aún la novela. Innovar no es imposible pero sí bastante difícil y los caminos de la fantasía son bastante trillados normalmente. Demasiadas veces nos han puesto un libro delante con el señuelo de que era otra cosa y al final no era más que una variante de más de lo mismo. Así que si esta novela de verdad nos va a dar otra forma de hacer fantasía, bienvenida sea.

  • Omega
    on

    Es una novela distinta sin duda. Con sus virtudes y sus defectos, con sus excesos que supongo son voluntarios y sus enfoques originales, ahí va a quedar como uno de los hitos de la literatura fantastica española, por su originalidad, calidad y por el premio recibido. Y lo que importa: a mi me ha gustado y me ha entretenido.

  • Arioco
    on

    Hola

    La novela tiene un pero, que es muy corta. No llega a las trescientas páginas y a mí me sabe personalmente a poco y se podría haber aprovechado un poco más.

  • leon
    on

    Hola a todos.

    Como sin duda sabéis, soy uno de la terna encargada de esta página. En primer lugar, gracias por vuestros comentarios. Respondiendo un poco a los mismos, agradezco los comentarios sobre la originalidad pero tengo que decir que no he tenido la intención de ser original a ultranza. Más bien me repele esa imitación hasta la saciedad de moldes ya establecidos por algunos grandes escritores. Eso no sólo minusvalora a quien lo hace, sino que acaba desgastando el valor de la obra original, cosa que no creo que nadie tenga derecho a hacer.

    En cuanto a la brevedad de la novela ¡son cien mil palabras! Puede que estemos demasiado acostumbrados a los tomos ultimamente…

  • Malec
    on

    Eso a gusto del lector. A veces aburren con tanto apéndice, glosario, diccionario, etc.

  • CalicoJack
    on

    A mi me sirven, claro que ya se sabe que los que leemos fantasia somos clase aparte. La novela la he empezado y la verdad es que esta muy bien escrita y trasmite mucho, pero tengo que ir un poco lento para no perderme con los nombres.

  • redaccion
    on

    El martes 20 de abril, a las 19.00 horas, el director del festival de Sitges, Angel Sala, presentará el libro ganador del premio Minotauro, Máscaras de matar, de León Arsenal. El acto tendrá lugar en el FNAC del Triangle (Plaza Cataluña), con presencia del autor y el director editorial de Minotauro.

  • leon
    on

    Pues por allí nos vemos.

  • M.D.S.
    on

    De nuevo un paso más. Felicidades porque de nuevo se rompe una barrera. Sale una crítica de Máscaras de Matar en el Qué Leer de mayo y ese es otro puntazo como los del Cultural y Babelia. A seguir abriendo camino.

  • Cormor
    on

    Soy nuevo en la página así que disculpadme si meto la pata en algo. No entiendo muy bien ese comentario. ¿Qué tiene de raro que salga un libro criticado en el que leer? Felicidades al escritor por el premio, por cierto.

  • Maligno
    on

    No tiene nada de raro, y tu extrañeza ante el comentario es muy razonable.

    Simplemente sorprende entre los aficionados a las novelas fantásticas y de ciencia ficción que un medio de cierta difusión preste atención a obras de estos géneros, ya que las consideran poco apreciadas por la crítica especializada y el público en general.

  • Gauloise
    on

    ¿Va a haber segunda parte o no? Porque las respuestas del autor son un poco ambiguas, si pero no… no pero sí…

  • Hirgon
    on

    Creo que el autor da en la clave, estamos tan acostumbrados a la ausencia absoluta de originalidad de la mayoria de la Fantasia que se publica que cuando alguien se sale un poco del camino trillado nos sorprende.

    Un libro muy recomendable que te deja con ganas de saber más de los Seis Dedos

  • C.B.
    on

    Los lectores de frankicias tienen derecho a leer dragones elfos y enanos. Pero también esté el derecho de lo distinto.

  • Kaede
    on

    La verdad es que yo tampoco me la he leido, pero tiene que estar muy bien, me alegro de que aún quede suelta un poco de imaginación para crear más mundos agenos al nuestro. Aunque poco valorado, es dificil crear un nuevo mundo en donde todo encage como un puzlet y creo que, si esta novela es como cuentan, me alegro de que algunos autores se arriesguen a crear un universo del que son dioses.

  • redacci
    on

    Será el domingo día 13, por la tarde, entre las 17.30 y las 19.30, en la caseta de la librería Generación X.

  • SENDA
    on

    Enhorabuena por tu éxito,

    que sigas siendo todo un "pozo" de creatividad…

  • emily
    on

    Una excelente novela, que por suerte, hace una semana, Minotauro de Argentina ha editado. Ha sido un verdadero placer leerla.

  • Pipo
    on

    La he leído y me ha encantado. Se la recomiendo a todo el mundo.

  • elrikes
    on

    … quisiera opinar de este libro: una explosión de sensaciones. Sí, lo cierto es que las descripciones son una maravilla, que consiguen envolverte y transportarte allí mismo. Además, para los que ya estamos un poco astiados de tópicos, Máscaras de Matar sorprende: tanto por su visualidad como su hilo narrativo, que poco tiene que ver con las archiconocidas novelas de fantasía épica.

    Y ah, hola a todos.

  • Saco
    on

    ¿Hasta qué punto hay una influencia de Vance y mariposa lunar? Supongo que el propio autor me podrá contestar.

  • Leon
    on

    Hola Saco. Ya me lo han preguntado otras veces. Considero a Polilla lunar un gran relato y a Vance un gran escritor de aventuras de cf. Sin embargo, mis influencias en el tema de las máscaras vienen por otros lados, entre ellos mis lecturas de antropología divulgativa. Las máscaras como elemento literario son muy antiguas (alguna vez he puesto el ejemplo de El fantasma de la ópera, de Gastón Leroux, como personaje patético y destruído que se transforma al enmascararse). Cuando uno escribe género el propio género es sólo un referente literario entre muchos. Al menos creo que es mi caso, porque siempre me ha parecido muy triste la gente que se constriñe a un tipo de lecturas, desdeñando lo demás. Y, por supuesto, nunca hay que olvidar las aficiones personales y lo que uno ha vivido, pues es difícil escribir si sólo se ha vivido entre libros.

  • Daniel
    on

    Yo me lo leí estas vacaciones y me gustó. Disfrutas más si lo lees despacio, porque hay algunas escenas que parecen reales de tan bien descritas que están, aunque sabes que son mentira. Lo que me dejó perplejo fue lo de la jota…

  • Le
    on

    También me han comentado más de una vez lo de la jota. Debe entenderse en sentido de un baile muy movido, de la misma forma que los anglosajones (de los que, en algunas cosas, tenemos muchisimo que aprender) llaman a eso una jiga y se quedan tan anchos. El caso es que, con una sola palabra, ya has creado en la cabeza del lector cómo es ese baile, sin necesidad de dedicarle media página…

  • PabloSin
    on

    Yo también he leído el libro, gracias a los comentarios de esta web y de cyberdark. Felicidades de antemano. ¿Podría comentarnos de donde ha sacado los nombres? Muchos son llamativos y curiosos… aunque algunos un poco difíciles :-)

  • Le
    on

    Los nombres que he usado en la novela tienen tres orígenes. Unos los hago derivar del castellano, otros del gallego y otros directamente me los he inventado. La verdad es que tengo por ahí un glosario de términos y de donde los derivo, puede que algún día me anime a hacerlo circular.

  • Tartaro
    on

    Original y muy sorprendente. Como todo lo innovador, no es perfecta, pero eso le añade también el encanto de algo que no es real, pero casi lo parece.

  • MANGOMAN
    on

    Hola a tod@s, con tantas recomendaciones, seguro que me compro el libro un día de estos, esta publicidad es la más efectiva de todas 😀

    Salu2.

  • seguramentenadie
    on

    y yo que cada vez que veo bailar a ciertas señoritas en esta obra y algunos otros elementos, los compañerismos por ejemplo, me acuerdo más de otra influencia que se encuentra en el Arsenal del León, será Salambó?

  • Cariatide
    on

    Tanto la portada portuguesa como la española son magníficas, esa es una suerte de la que no gozan todos los libros.

  • Sable
    on

    Si es bonita, pero debe ser dificil traducir una novela así. Se habrá pegado todo un curro el traductor.

  • Gol
    on

    Ahora que ya se cumple un año de la publicación de la novela, y de la sensación y el terremoto que causó la creación de un premio tan importante como es el Minotauro, y los medios que se desplegaron al servicio del ganador. ¿Cómo evaluamos la novela? Yo sigo viéndola como original y de calidad literaria, dos cosas que no se prodigan nada en la fantasía, sea nacional o internacional.

  • LiFeLess
    on

    Bueno, a mi la verdad es que me aburrió bastante, la historia no tiene nada de fuerza y todo se queda en un pobre libro de aventuras. Todo lo relacionado con las máscaras y los ferales podia haber dado mucho mas de si.

    Un Saludo.

  • Moces
    on

    La compré al poco de salir. La recuerdo con agrado y mucha sorpresa, por la complejidad del mundo creado. Eso no es nada normal en la fantasia, aunque debiera.

  • Wamba
    on

    Yo la encontré un agradable soplo de calidad literaria en el páramo fantástico. La estructura quijotesca (pequeñas historias intercaladas en la historia principal) es lo que más me gustó. Y decir que se queda en "sólo unlibro de aventuras"… es unanovela fantástica, ¿qué debería intentar ser, si no un libro de aventuras?

  • Xuart
    on

    Me dejó un buen sabor de boca. Así, la idea global que quedó fue una novela de hechuras literarias consistentes.

  • Mr V
    on

    Reconozco que aún no he leido la novela, no enteramente, que sí he leido fragmentos puntuales. La primera sensación que tuve cuando leí el fragmento publicado en GALAXIA fue… "¡Clavos de Cristo! ¡Mierda de Crom! ¿Por qué no he sido yo quien ha escrito esto?". Entonces, recordé que no soy más que un eterno aspirante a escritor y que no tengo la experiencia suficiente para enfrentarme a una historia de tal magnitud XD. El caso es que, como ya han señalado otros en algunos foros, fue leer ese fragmento, saber que la novela había ganado el premio Minotauro, y me dije "Ese libro cae"; y así fue. Tardó un poco en llegar a la librería, pero… ya está en mi biblioteca personal. He leído fragmentos, algunos me han enganchado, otros no me han convencido tanto, pero hay que reconocer que suena a aire fresco el tono mundano que el autor ha imprimido a la historia, que es de agradecer que no se haya decantado por la "conanada", por los personajes exageradamente fuertes.

    Ahora sólo me falta superar mi condición de mal lector, y estoy seguro que disfrutaré (lo espero, como lo esperé el día que lo compré). Gracias, señor Arsenal.

  • Ferm
    on

    La novela tiene una calidad literaria inusual en los pagos fantásticos, y más en castellano. Además, es original en estética, casi antropológica, y la historia está bien. Esperemos tener la ocasión de volver a leer alguna historia en los Seis Dedos :)

  • Wamba
    on

    Como librero le doy las gracias cien mil veces al señor Arsenal: ahora, cuando algún cliente me pide "algo de fantasía que no sea Tolkien ni Sapkowski" tengo un infalible. Hasta ahora siempre ha triunfado como la cocacola.

  • Dario
    on

    ¿Alguien sabe si habrá segunda parte?

  • I
    on

    Estaría muy bien, pero no creo que sea de inmediato porque, aunque no recuerdo el título, he leído en el último número de Galaxia que Arsenal publicaba dentro de muy poco una novela histórica.

  • Wamba
    on

    Creo recordar que ya dijo aquí mismo hace unos meses que no lo tiene en mente.

  • qum moga
    on

    me inTeresaria saber mas sobre el autor y la posibilidad de otras aventuras ambientadas en la misma historia…

    Me enCanto leeR la hisToria … TanTo q Tardaba en TerminaRla jajaja Leia uN capiTulo poR dia paRa q duraRa maS… Triste peRo veRdad… x Eso me EncanTaria sabeR si HbaR oTras noVelas aSi…

    bueNo genTe naDa maS… si taN inTeresaDos en JugaR roL o haBLar deL LibRo AgreGenMe aL mSn!!

    mi mail es catylamasbella@hotmail.com

  • Valk
    on

    El autor es uno de los administradores de esta pagina por si no los abías. El te podrá informar si habrá segunda parte o no. Además, tiene una web oficial, http://www.leonarsenal.com donde puedes encontrar más información sobre él y sus novelas.

  • qum moga
    on

    teNgio unos problemas en esa pagina ahi partes q no me deja ver!

    igual sha me registre me gustaria q me explikes algunas cosas

    desde ya muchas gracias!

  • Melenas
    on

    Oye maja, ¿no sabes escribir normal y sin subrayados chorras?

  • qum moga
    on

    no no SE me gusTa aSi i puNto Las coSas cOmo Son!

  • Antares
    on

    Cada uno es muy libre de escribir como le plazca, pero cuando lo que se escribe es ininteligible -como es el caso- lo único que se consigue es inhibir a otros foristas de la lectura de los mensajes y su participación en las conversaciones. Justo lo contrario del propósito, no ya de los foros, sino de la propia comunicación escrita.

    Un saludo.

  • qum moga
    on

    Kpaz no eNtinDen xQ soN toDoS eSpañoLes PeRo eN aRgenTina se cribe aSii!

    sHo tMpoKo eNtinDo mUcHas De sus paLabrAs eHHh! PeRo Le poNgo VolUNtaD!

    Chau!

  • le
    on

    Felicidades a León Arsenal. Un planteamiento como el de [i]Máscaras de Matar[/i] requiere una preparación amplia, un nivel de abstracción enorme, un trabajo pulcro y una ejecución a juego con todo lo anterior.

    Un libro como este no está al alcance de cualquier escritor.

    Me quito el sombrero.

Leave a Comment

 

↑ RETOUR EN HAUT ↑