Un antropólogo en Marte

UnAntropologoEnMarteOlverSacks

Género :


Considerado uno de los grandes escritores clínicos del siglo, Oliver Sacks nos presenta en su último libro siete casos neurológicos que constituyen una profunda reflexión sobre la esencia de la identidad y los mecanismos del conocimiento. Un pintor que tras un accidente de coche deja de ver el color; un cirujano cuyos continuos tics y compulsiones sólo remiten cuando opera o pilota su aeroplano; un hombre que tras toda una vida de ceguera recupera la vista sólo para darse cuenta de que no sabe ver; una profesora autista capaz tan sólo de tratar y comprender a los animales, y a quien la complejidad de las emociones humanas deja tan perpleja que se siente como «un antropólogo en Marte»: éstos son algunos de estos «relatos paradójicos» que nos presentan un aspecto de la existencia que nos sería imposible conocer sin esa anomalía denominada enfermedad. Para Sacks, que en cierto modo también comparte esa condición de antropólogo en Marte, no se trata tanto de qué enfermedad tiene una persona, sino de cómo la persona se halla atrapada en la enfermedad y sometida a sus leyes, y de cómo todo lo que constituye la identidad sufre un proceso de adaptación para permitirle habitar ese espacio físico alterado que es el propio cuerpo. La tesis que mantiene el autor es que no se trata tanto de «curarse» de la enfermedad, pues algunas de las que aquí aparecen, como el autismo, el síndrome de Tourette, la acromatopsia, no admiten el concepto de curación, sino de aprender a vivir con ella, a pesar de lo grotescos que puedan ser algunos síntomas de lo diferente que pueda sentirse el paciente respecto a los así denominados normales. Todos estos pacientes encuentran en el doctor Sacks no sólo un médico atento, intuitivo y perspicaz, sino a alguien que comparte sus vidas y aplica el método empático de investigación que G. K. Chesterton presentara a través de su personaje más famoso, el padre Brown. En estas siete parábolas sobre la mutabilidad de la condición humana, Oliver Sacks demuestra otra vez su excepcional talento com

compra en casa del libro Compra en Amazon Un antropólogo en Marte
Interplanetaria

5 Opiniones

Escribe un comentario

  • pregunta
    on

    Estos días ha caído en mis manos un libro de ésos que te hacen pensar. No es mala cosa tal y como están los tiempos. Se trata de [i]Un antropólogo en Marte[/i] del neurólogo [b]Oliver Sacks[/b].

    A través de varios casos de pacientes suyos, Sacks desarrolla una tesis fundamental, que ya introduce al principio de su libro. A saber, que la enfermedad da la posibilidad de desarrollar otros talentos, o, al menos, otros caminos para llegar a la funcionalidad de aquellas partes de nosotros que se resienten con dicha enfermedad.

    Los personajes en los que se fija, las personas mejor dicho, son fascinantes: Un artista que pierde la visión y hasta el concepto del color; un joven al que un tumor le priva de la memoria inmediata, pero que es capaz de adaptarse a sus nuevas rutinas a través de algún proceso del inconsciente; un cirujano con el síndrome de Tourette…

    Supongo que esta idea no es de mucho consuelo para quien padece o tiene a alguien cerca que la sufre, pero me parece que destila esperanza. Nos adaptamos a lo que sea, y sobrevivimos.

  • DrX
    on

    Sin duda, si es una eminencia, tendrá razón. Pero es algo que se viene sosteniendo desde hace muchos años, creo. Esa vieja teoría de que no usábamos el 90% del cerebro dio hace mucho paso a la de que en realidad está de reserva. Que la vida es muy larga y, como perdemos neuronas y no las recuperamos, la información va pasando a esos grandes reservorios. Sólo al final de la vida es cuando todo empieza a fallar, justamente porque ya no queda donde seguir almacenando.

  • pregunta
    on

    Seguramente será así, pero yo soy nueva por estos lares (en asuntos de neurología, quiero decir) y para mí ha significado encontrarme con una idea nueva. Es lo que tienen los libros, que aguardan quietos y calladitos hasta que alguien los abre para transmitirte ideas que pueden ser como un soplo de aire fresco para quien no las conocía aún.

    Además, esa tesis encaja muy bien con otra más de andar por casa y de la que soy fervientemente partidaria: son nuestros defectos, no nuestras virtudes -que suelen ser, más bien, aquellos aspectos en los que no desentonamos con la norma-, los que nos hacen únicos.

  • Oliver Sacks
    on

    es un poco aburrida por que trata todo el tiempo de lo mismo pero me parece algo muy positivo.

  • ang
    on

    Para poner fin a este trabajo empezare por una de las frases que más me ha impactado del libro: La cuestión no es qué enfermedad tiene una persona, sino quién es la persona que ha sucumbido a la enfermedad. Y durante la lectura de él, he descubierto que es una gran verdad porque en este libro sobre personas que tienen actividad neurológica “activa” nos presenta a personas increíbles con grandes facultades, personas luchadoras que de alguna manera día a día han intentado superar sus barreras.

    Es un libro muy completo y que te hace experimentar distintas sensaciones, desde sacarte alguna sonrisa en el relato del cirujano a ponerte en la piel del ciego que recupera la vista que llega a ponerte realmente los pelos de punta o fascinación como el caso relata de Stephen.

    Y de alguna manera me que fascinada con el dr. Oliver Sacks porque no solo entra en la vida de estas personas como un medico sino que se convierte en una amigo, que vive la enfermedad con ellos y se pone en su piel.

    Tal vez este libro no ayude a personas que están sufriendo esta enfermedad o la sufra de muy cerca porque no debe ser nada fácil, pero yo lo recomendaría a esas personas porque en la mayoría de casos abre una puerta a la esperanza. Porque nosotros los humanos tenemos una gran facultad que debemos afrontar que nos adaptamos a lo que sea y llegamos a sobrevivir.

    Después de cerrar la última página y visualizar lo que había leído no sabría decir que caso me ha parecido más interesante.

    Pero sin duda las últimas palabras, con las que concluyo esto trabajo, me han llegado y me han hecho pensar y reflexionar, son palabras impresionantes que cuando las leí, las releí porque sin ninguna duda en este caso comparto su pensamiento:

    …creo que en el universo existe una fuerza superior que imparte el bien, no una entidad personal, como Buda o Jesús, quizás algo como el orden a partir del desorden. Me gusta pensar que aunque no haya vida después de la muerde, en el universo queda huella energética… casi todo el mundo transmite sus genes. Yo no puedo transmitir mis pensamientos o lo que escribo… eso es algo que me preocupa mucho… he leído que la inmortalidad reside en las bibliotecas… quiero haber realizado una contribución positiva, saber que mi vida ha tenido sentido. En este mismo momento, estoy hablando de cosas que son la esencia misma de mi existencia.

Leave a Comment

 

↑ RETOUR EN HAUT ↑