Una voz en África

Una voz en África son las memorias de un hombre que, acosado por las dificultades, decide irse a trabajar en unas condiciones muy duras a Guinea Ecuatorial, con la mala suerte de que poco después los europeos, y particularmente los españoles, empiezan a ser acosados por las autoridades, hasta que el país consiguió su independencia. Una segunda etapa de su trayectoria profesional se desarrolla en Gabón, donde, gracias al esfuerzo personal, acaba creando y expandiendo un imperio en el comercio de la madera. Cacerías, la creación de escuelas, enfrentamientos con militares, exploraciones y otras escenas muy diversas van componiendo un relato en el que el interés humano y la emoción van de la mano.

La presencia española en Guinea es uno de los aspectos menos conocidos de la historia reciente de España, y el modo en que aquí se presenta lo dota de un irresistible atractivo. Si bien se trata de un libro memorialístico, hay una buena cantidad de escenas que no harían mal papel en una novela de aventuras, y, en su conjunto, es un libro que nos ayuda a conocer un poco más un continente y sus gentes de las que en general sabemos bien poco.

Alejandro Bescós (Zaragoza, 1930) llegó a África, junto con su esposa, Concha Trullenque, en 1962 y muy pronto empezó una exitosa carrera en el campo de la madera, primero en Guinea y luego en Gabón, sin poderse resistir al mismo tiempo al atractivo del continente (sus costumbres, problemas educativos, políticos, etc.). Su actividad en la fundación de escuelas y su contribución al progreso económico le han valido el reconocimiento oficial, tanto en Gabón como en España.

compra en casa del libro Compra en Amazon Una voz en África
Interplanetaria

12 Opiniones

Escribe un comentario

  • Avatar
    oscar
    on

    Este viernes, 16 de Junio, se presenta el libro Una voz en África en el Palacio de Sástago (Zaragoza) a las 20:00 horas.

  • Avatar
    aharo@alba
    on

    No he podido parar de leer hasta acabarlo. Agradecer la sencillez, humanidad y generosidad del relato. Desde aquí expresar mi gratitud hacia una persona que con su obra hace que muchos de los valores que tenemos olvidados prevalezcan sobre otros que nos ciegan en la borágine de la vida. GRACIAS DON ALEJANDRO

  • Avatar
    Luz Caball
    on

    Sr. Bescós, yo regalé el libro a mi mamá este verano para que conociese su vida en Africa..y la estás encantando. Soy Luz Caballero trabajé en Libreville con Cubiertas (la cantante de la fiesta española) en el 2003. Me alegró poder encontrar su testimonio casualmente en una librería de Valladolid, una suerte!!!

  • Avatar
    JF Ruiz
    on

    Si la Ingeniería Génética pudiese fusionar en una persona la corpulencia de John Wayne, la valentia y suerte en los momentos difíciles de Indiana Jones y la tozudez maña de los personajes de Paco Martinez Soria, el resultado seria alguien bastante similar a D. Alejandro Bescós.

    Una gran oportunidad para un buen director de cine…

  • Avatar
    malix
    on

    Simplemente felicitarle ,por ser como es ,un gran ser humano un gran hombre y una gran persona ,que por los azahares de la vida ,por orgullo propio y por sacar a su familia adelante de un seastre en el que se vio involucrado por unas personas sin excrupulo ninguno ,tuvo que machar a tierras dificiles y desconocidas hace mucho años ,si mas ayuda que su valentia y su devocion por muestra Virgen Del Pilar.Ha de saber que todos los reconocimientos que ha tenido que tiene y que tandra son mas que sobradamente merecidos ,y decirle tambien que es un gran ejemplo que muchas personas deverian seguir.Un abrazo muy grande para un ser humano tan grande como usted y que todo lo bueno se lo merece.

  • Avatar
    csevillaz
    on

    Espero leer muy pronto este libro. Muchas gracias Patrón.

  • Avatar
    anita kerida
    on

    El libro me ha encantado, sobretodo porque lo he sentido con el corazón, ya que es una historia realmente emocionante que además de vivirla muy de cerca, la he compartido con algunas de las personas que más quiero y eso es muy reconfortante. De veras creo que es un libro recomendable y fascinante.

  • Avatar
    Frau Hesselius
    on

    Estupendo, Anita Kerida, pero el autor, ¿qué hacía en Africa y en qué parte de Africa? ¿Era misionero, médico, trabajaba para una compañía petrolífera, de construcción, era marino, se dedicaba a la importación? Di algo más. Saludos

  • Avatar
    Macarmona
    on

    Estoy leyendo el libro, y después de haber leído los capítulos relacionados con Guinea Ecuatorial, debo manifestar que narra con bastante fidelidad unos hechos que muchos pudimos vivir. Es una vergüenza cómo el Gobierno español de entonces no amparó a sus ciudadanos, y dejó el país guineano en manos de un irresponsable. Y cómo decretó luego un silencio oficial que impidió que se conociera en detalle lo que sucedía en Guinea.

    Yo viví en Guinea, con mis padres, desde 1955 hasta 1967. No llegué a vivir el momento de la independencia, el fallido golpe de estado y la expatriación. Pero estaba en Las Palmas de Gran Canaria recibiendo en el puerto a los expatriados, y muchos eran amigos de mi familia. Creo que no llegué a conocer a Alejandro Bescós, pero me siento, de alguna manera, involucrado en esta narración. Las cacerías, el acoso a los blancos desde la «Autonomía», las noticias de algunos actos de canibalismo, etc.

  • Avatar
    Mois
    on

    [font=verdana][/font]En los primeros años de los 80, me encontraba en el lobbi del Hotel Intercontinental en Libreville (Gabon). De pronto vi entrar a un hombre con una gran sonrisa, vestido con pinta de aventurero, con una energia tremenda al cual todo el mundo le saludaba con una cordialidad inmensa. No recuerdo bien, pero en un momento determinado comenzó hablar en español. Yo me encontraba sólo y tan pronto lo oí, me acerqué a él y le pregunté si efectivamente era español y si también se encontraba allí por asuntos de negocios. El también se sorprendió de ver a otro compatriota suyo por aquellos lares y comenzamos ha conversar. Tan pronto le conté las dificultades que me encontré con las autoridades gabonesas,no sólo me ayudó, me invitó a ir a su chantier en plena selva. Viajamos juntos al día siguiente a Portgentile y de allí con su adorable Josephine subí río arriba hasta el poblado que ellos mismos habían hecho en plena selva gabonesa. Fueron unos días inolvidables, unas experiencias de autentico lujo en un lugar increíble. Conocí realmente a Alejandro y a su hijo José. Dos personas entreñables, con un sentido de lo que es el ser humano y donde absolutamente todo lo que había en aquel poblado dependía de ésta gran familia. Las condiciones de vida eran durísimas, las tormentas tropicales de lluiva acompañadas de tormentas jamas vividas. Del trabajo que desempeñaban alli, aún siendo su negocio, era de una valentía que jamás he vuelvo a conocer. Alejandro Bescos y su familia han tenido una vida durísima, en condiciones extremas, pero son unas personas que han contribuído enormemente en engrandecer el nombre de España en lo más alto. Por eso desde éstas líneas quiero agradecerles, no sólo la hospitalidad con la que me recibieron, sino por el gran amor que tienen siempre por la Virgen del Pilar y por España.

    Pienso que Agustina de Aragón dejó una gran herencia a los aragoneses y entre ellos se encuentra esta gran familia.

  • Avatar
    M
    on

    EFECTIVAMENTE, YO CONOCÍ A ALEJANDRO BESCOS, AUNQUE EN CONDICIONES TOTALMENTE DIFERENTES, PERO SÍ QUE ME LLAMÓ LA ATENCIÓN SU PRESENCIA, SU GRAN ENERGÍA. DE GRAN AMABILIDAD Y CORTESÍA, HUMANO, SENCILLO,MODESTO.

    DE ÉSE TIPO DE PERSONAS QUE PUEDE DAR UN CAMBIO 100 % A TU VIDA, COMO SI TUVIERA UNA VARITA MÁGICA.SIEMPRE CREÍ QUE HARÍA UN MILAGRO PARA NOSOTROS.

    Mª ANGELES.

  • Avatar
    Fernando
    on

    Coincido con algunas de las opiniones aquí expresadas. Alejandro Bescós, hombre enérgico, vital, con una mirada que te hacía creer que podías con todos tus proyectos…

    Pero el que de verdad era una persona que los que conocimos amábamos profundamente era su desaparecido hijo Jesús, al que un fatal accidente de avioneta mató en su querido Gabón.

    Un abrazo enorme para esta familia.

Leave a Comment

 

↑ RETOUR EN HAUT ↑