Vicente Rojo. Retrato de un general republicano

Militar, católico y patriota. Con esos términos se presentaba Vicente Rojo y, por eso mismo, su compromiso con la República ha resultado para muchos historiadores un enigma. Sin embargo, su radical entrega al desafío de ganar la guerra al fascismo y la modernidad de muchas de sus ideas nos descubren a un militar atípico que participó del clima de renovación que se inició en España con la llegada de la República.

Cuando las tropas franquistas se disponían a tomar Madrid en noviembre de 1936, Vicente Rojo (Fuente la Higuera, 1894) fue nombrado jefe de Estado Mayor de las fuerzas militares de la defensa y encargado, por tanto, de dirigir la resistencia de una ciudad que se daba casi por perdida. Madrid resistió y, a partir de entonces, su papel en el Ejército Popular cobró cada vez mayor relevancia. En mayo de 1937, con la llegada de Negrín al poder, se convirtió en la figura más destacada de las tropas republicanas: las batallas de Brunete y Belchite, la toma de Teruel o la maniobra del Ebro, entre otras, fueron algunas de las iniciativas que puso en marcha con la voluntad de frenar el avance de las fuerzas de Franco.

Se exilió en Buenos Aires (Argentina) y en Cochabamba (Bolivia) hasta 1957, año en que, gravemente enfermo, regresó a España. Fue juzgado por los tribunales militares franquistas y condenado a cadena perpetua, aunque indultado, se le mantuvieron las penas accesorias: interdicción civil e inhabilitación absoluta. Murió en 1966.

compra en casa del libro Compra en Amazon Vicente Rojo. Retrato de un general republicano
Interplanetaria

Sin opiniones

Escribe un comentario

No comment posted yet.

Leave a Comment

 

↑ RETOUR EN HAUT ↑