Un capitán de fiar

galeonTormenta
Género :
Autor :

Al escribir su primera novela sobre la Armada inglesa del XIX, obsesionado por mantener el rigor histórico, Patrick O’Brian se enfrentó a algo más que el primer folio en blanco: la cruda realidad.

Su primera atadura era la dictadura del tiempo: las largas travesías de la época eran mal escenario para héroes que desayunaban una batalla frente a los franceses y galanteaban con alguna dama, convenientemente embarcada, para la cena. Si quería mantener el rigor, su obra tendría que consistir en un viaje con nueve partes de tedio y una de acción. Imposibilitado para ofrecer un máximo de tensión en un mínimo de tiempo, tal como sus folletinescas predecesoras, aún tendría que enfrentarse a la problemática del héroe y sus circunstancias, pues la realidad mostraba que sus virtudes guerreras no eran extensibles al buen orden social. Para colmo de males, el lenguaje hablado por una tripulación con un alto porcentaje de campesinos, delincuentes y locos que, por no saber, no sabían ni nadar, sería una jerga incomprensible para cualquiera ajeno a su vida entre cabos y palos.

Contra todo esto, lo primero era encontrar un capitán a la altura. Siendo escasa la nómina de comandantes que aunaran una educación cuidada, exquisitez de modales y desprecio del peligro, si es que alguna vez existieron, O’Brian echó mano de Jack Aubrey. No importaba su lealtad a la tan marinera costumbre por la bebida, su propensión a engordar, una enfermiza tendencia a la infidelidad y que en tierra firme fuese el más ingenuo de los hombres. En el momento en que bajasen los barómetros anunciando un huracán, o asomase por el horizonte un potente navío enemigo, el lector lo olvidaría todo, agradecido de tener al mando a un tipo fiable como el capitán Aubrey.

Había que evitar también que el lector se sintiese desatendido en un escenario lleno de jarcias, obenques, gavias y botalones. De modo que enroló al cirujano y naturista Stephen Maturin para elevar el cociente intelectual del barco. Embarcarse le daría al eminente doctor una oportunidad inmejorable de observar en su hábitat a especies animales y vegetales que solo había estudiado en los libros, así como para intercambiar opiniones con políticos y pensadores de todo el globo. Ya se encargarían los marineros de ayudar a Maturin con sus dudas y evitar que, en su despiste, se nos cayese por la boca del lobo o cometiese la imprudencia de escupir a barlovento.

Quedaba un último problema: ¿cómo enfrentarse a esos viajes de meses de duración en los que no sucedía nada? ¿No acabarían aburriéndose incluso sus propios personajes? La conclusión a la que llegó O’Brian era inevitable: la propia realidad le sacaría de aquel atolladero. ¿Qué mejor que recurrir a las cartas y diarios de navegación de la Armada como fuente de ideas y anécdotas?

Con todo eso, aún siendo capaz de hacernos vibrar con las mejores batallas navales que se recuerdan, Patrick O’Brian logró la proeza de que le adaptasen al cine una novela en la que los protagonistas no libran ninguna. ¿No decían que eran aburridos los viajes por mar?

Óscar Cuevas

17 Opiniones

Escribe un comentario

  • Reina
    on

    No veo muy apropiado a Rusell Crowle como Aubrey, y el que hace de Maturin… menos aún. Habrá que verlos en acción.

    ¿Está confirmado que rudean la costa más lejana del mundo? Ya podrían haber metido operación Mauricio, aunque tal vez ese requiriese más medios. La fragata surprise habria sido una excelente elección.

  • Oriol
    on

    Comprendo que los artículos de una web han de ser cortos y no da tiempo más que a apuntar el tema. ¿Pero podría alguien darme más datos sobre la serie? La he visto, pero no estoy nada al tanto.

  • Jul
    on

    Me leí las dos primeras novelas de la serie y, aunque me gustó mucho como trataba los personajes y le reconozco verdadera habilidad para congeniar con esa chusma, creo que barre un poco para casa en la descripción de las batallas.

    Me refiero a la última del primer libro, protagonizada por el Superb, que quedaría muy bien en una película, pero no me parece muy real, o a la captura de las cuatro fragatas españolas en el segundo libro.

    Por no hablar del Cacafuego. Si querían película tendrían que haberla hecho con esas 3 batallas, que parecen escritas pensando en el cine.

  • soberano
    on

    Si tienes duda sobre la veracidad de esas batallas puedes consultar otra fuente. Es de otra época, no barre para casa, y si lo hace no será para los ingleses, porque su autor es español.

    Se trata de Trafalgar, de Benito Perez Galdós, y podrás comprobar como -desde el otro bando- coincide con O´Brian en la descripción de las dos primeras batallas que mencionas.

  • Rebeca
    on

    La batalla del Cacafuego está basada en la captura de ´El Gamo´ por parte del ´Speedy´, un pequeo navío con menos de la mitad de cañones.

    Aquí hay un vínculo interesante sobre las btallas en las que se basó O´Brian para hacer su serie:

    http://www.surfepic.com/obrian.html

  • Starhawk
    on

    Mi padre siempre me insiste en que lea a Galdós, que me va a gustar muchísimo… pero yo no sé porqué siempre que me voy a poner se me cruza otra cosa…

    ¿Tú me lo recomendarías soberano?.

  • soberano
    on

    Depende de gustos, claro.

    Los episodios nacionales merecen la pena, hay cierta diferencia de calidad entre los últimos y los primeros, y en algunos momentos tienden al folletón, pero son de todo punto recomendables.

    Fuera de los episodios tiene obras absolutamente memorables, como Misericordia, en su realismo más puro y crudo, que te recomiendo no te leas si estás con la moral baja.

  • alfredo
    on

    Que nadie me entienda mal, que es en el buen sentido.

    ¿Hay algún límite de tamaño para las columnas o qué?

    Es demasiado corto, le falta mucha chicha. ¿Es que habrá segunda parte para la columna? ¿Y si es así? ¿Cuándo?

    Si hay limite de tamaño para las columnas, ¿por qué no también para los foros? Porque hay cada uno que suelta unos chorreos…

  • domino
    on

    Yo tambien creo que deberia escribir una segunda parte, aunque todavia no me he leido el libro me han entrado ganas despues de leer el articulo.

    Bueno, como no quiero soltar un "chorreo" no digo nada mas 😉

  • TAIPAN
    on

    La serie de televisión basada en las novelas de O´Brien es un espanto, advierto.

    Los españoles parecen turcos, los franceses gilipollas, los sudamericanos caciques.

    En resumen, los malos siempre son los demás.

    Como de costumbre tratándose de anglosajones

  • renegado
    on

    Hace poco leí que O´Brian no sabía hacer ni siquiera los nudos marineros más sencillos, y que había falseado su biografía diciendo que había servido en un buque durante la gurra mundial en el que nunca estuvo, y que no tenía mucha idea de nautica práctica. La fuente era su hermano.

    Me pareció más que curioso.

  • Alberto
    on

    Es cierto, toda su biogarfía era falsa, ni se llamaba Patrick O´Brian, ni fue marinero y era tan iralandés como San Patricio (o sea, que nació en Inglaterra)

  • Pendragon
    on

    Y qué más da !!

    Por mi como si es la Reina de Saba. También dicen que Salgari era un impostor y en mi adolescencia me recorrí la estepa siberiana, los mares del sur, el ártico y las llanuras norteamericanas con él.

    O´Brian para mi, como lector de novela de aventuras, ha sido una bendición.

  • Gavras
    on

    De hecho, incluso saber que se inventó toda su biografía de cara al pùblico, me parece una broma hacia sí mismo. Imaginaros lo que se tuvo que reir inventándose su propia vida, y eso no hace que sus novelas no sean magníficas…

  • Alberto
    on

    Por lo que leí, mas bien lo hizo para huir de un pasado bastante turbulento.

    Evidentemente, no afecta a la calidad de sus obras, pero es un detalle curioso de su biografía.

Leave a Comment

 

↑ RETOUR EN HAUT ↑